Antonio Salas es el profesor de Religión que más tiempo lleva ejerciendo en la Comunidad de Madrid: 40 años que le hacen ser «no el más viejo –matiza bromeando–, sino el más veterano». Siempre comprometido, trabajó en el Ministerio de Educación entre los años 1985 y 1989 en la comisión para desarrollar el currículo de la asignatura de Religión de la LOGSE, y ha seguido muy de cerca los avatares de las sucesivas leyes educativas en estos años de democracia en nuestro país. Docente de instituto y de la Universidad Pontificia Comillas, es también supervisor de Religión en la Delegación Episcopal de Enseñanza de la archidiócesis de Madrid. Es el creador de la revista Aldeadarán que el mismo define como un proyecto «muy humilde, pero que, por el eco que tengo, gusta mucho». Este proyeco humlide que ha ido evolucionando en el tiempo ha cumplido ya 27 años.

La revista para los profesores de Religión, editada por Vicens-Vives, se distribuye entre los profesores de toda España de forma gratuita. Como Salas dice «nosotros somos sembradores, no recolectores, y esta es la profesión del profesor de Religión: sembrar, la recolecta ya la hará otra persona y en último término, la sociedad, porque habrá mucha gente de bien que esté por estos mundos». A los alumnos «les proporcionamos no recetas para la vida, sino criterios desde los que vivir». Para él, lo importante es «que los profesores piensen, que descubran nuevos horizontes y formas de hacer».

Una nueva sección incorporada para la conmemoración de los 25 años, nos acerca a los Fundadores y sus frases.  Marian Cantalejo, FI, responsable del área de Acción evangelizadora de la Fundación Educativa Jesuitinas ha colaborado escribiendo la biografía de santa Cándida.