En esta Jornada de la Vida Consagrada, MªCarmen Martín, Superiora Provincial, ha escrito una circular a todas las hermanas de la provincia para felicitarlas en este día:

No puedo dejar pasar este día sin hacerme presente entre vosotras. Todas estamos hoy de celebración y por ello nos felicitamos y pedimos al Señor su bendición y su acompañamiento muy especial en este camino de Congregación General.

 

En su circular invita a las hermanas a  volver al icono de Fray Angélico que sirvió de marco en la Asamblea del pasado verano: 

  • Lo que ve el Padre es al Hijo. Y cuando el Padre mira la Vida Consagrada mira a su Hijo en los religiosos. Los personajes de la escena no se miran a sí mismos, miran al Hijo que es la luz.
  • En el centro de la escena vemos las manos de María sobre el altar, que expresan entrega. Es la expresión del amor encarnado. La entrega como corazón de la Vida Consagrada, espiritualidad de la encarnación con los criterios de pobreza y compasión.
  • Simeón y Ana reconocen al niño porque se dejaron guiar por el Espíritu. La obediencia al Espíritu, que nos hace ser coherentes, es lo más importante.

Quizá nos ayude contemplar hoy también nuestra vida desde los ojos del Padre, con los criterios del Hijo, bajo el impulso del Espíritu. Y, así, preguntarnos una vez más, desde lo más hondo de nuestro ser: ¿A qué nos llamas ahora, Señor?, ¿qué quieres que hagamos?

Termino como empecé: nos felicitamos porque el Señor nos ha llamado a vivir en la Vida Consagrada, como Hijas de Jesús. Que María nos ponga junto al Hijo y Él, por su Espíritu, nos alcance esta gracia del Padre.

Lee también el mensaje de la Presidencia de CONFER en esta jornada de la Vida Religiosa

0
0
0
s2sdefault