Mirar al crucificado y buscar al Resucitado

En estos días contemplamos al  Crucificado –y los crucificados de nuestra tierra-. Que el Señor nos conceda la gracia de buscar y encontrar también en esa mirada al Resucitado. Que podamos descubrir las señales de vida –y de Vida- que Jesús, el Hijo de Dios, nos ofrece con su Pascua…  en su Vida, Muerte y Resurrección. Y que nos mueve a encontrarle en nuestra vida y misión, como lugar de consolación y gozo –verdaderos dones pascuales-

El Resucitado nos invita a ser colaboradoras de su gozo y partícipes en su oficio de “consolar” en nuestro servicio a la comunidad, a la Congregación, a la Iglesia y al mundo. Así podremos compartir el sueño de Jacob en Betel: “Dios está aquí y yo no lo sabía”

¡Feliz Pascua de Resurrección!  ¡Buona Pasqua!

 

Porque solo los ídolos

se alimentan de la sangre ajena,

pero Dios derrama la suya

para salvar la nuestra

                                                        Benjamín González Buelta sj

Con cariño,

Mª Carmen Martín FI

Superiora Provincial

0
0
0
s2smodern
powered by social2s