En esta fiesta litúrgica de la Presentación del Señor celebramos en la Iglesia el  día de la Vida Consagrada. Con su lema -Encuentro con el Amor de Dios- nos invita a entrar en lo más íntimo de nosotras mismas, para ver qué es lo esencial, lo más importante… y qué nos está distrayendo del amor y por tanto nos impide ser felices.

Que el Señor nos conceda la gracia de re-descubrir la grandeza del don recibido como «encuentro con el amor de Dios», para vivir coherentemente nuestra misión en la Iglesia y en el mundo… Lo pedimos para todas las Hijas de Jesús, y muy especialmente para las hermanas de la Última Probación que ayer mismo finalizaban en Roma el mes de Ejercicios.

Un abrazo con todo cariño

MªCarmen Martín

Superiora Provincial

 

 

0
0
0
s2sdefault