Al contemplar el icono de la misericordia, hoy  me resuena...

No miremos sólo como la trinidad acoge a la persona herida y desvalida, también lo hace a grupos y colectivos.

El Papa Francisco, en la Encíclica Laudato Si, nos plantea un desafío educativo ante la conciencia de la gravedad de la crisis cultural y ecológica. Crisis provocada, entre otros motivos, por  un estilo de vida, fundamentado en unas ideas y contravalores (individualismo, progreso indefinido, competencia, consumismo, mercado sin reglas, tener antes que ser) que van en contra de los seres vivos, de la naturaleza, del hombre mismo.  

La familia de la Madre Cándida, educadores e Hijas de Jesús,  debemos reflexionar sobre lo que supone esta crisis cultural y ecológica, las causas y sus consecuencias; debemos revisar nuestro estilo de vida e interrogarnos qué parte de nuestra manera de vivir obedece a este modelo económico mercantilista y consumista; y debemos orar ante Dios para cambiar actitudes, ideas, comportamientos que contribuyen a la separación e indiferencia entre la naturaleza, nuestros hermanos y Dios mismo.

“Al mismo tiempo, si se quiere conseguir cambios profundos, hay que tener presente que los paradigmas de pensamiento realmente influyen en los comportamientos. La educación será ineficaz y sus esfuerzos serán estériles si no procura también difundir un nuevo paradigma acerca del ser humano, la vida, la sociedad y la relación con la naturaleza. De otro modo, seguirá avanzando el paradigma consumista que se transmite por los medios de comunicación y a través de los eficaces engranajes del mercado.” Laudato Si nº 215.

Dejémonos tocar por la invitación a dar pasos en este desafío, que nos compromete con toda nuestra persona.

Convierte Señor nuestro corazón para que pongamos toda nuestra persona en actitud de cambio.

0
0
0
s2smodern
powered by social2s