Reflexión

 

  1.  Si la primera expresión del himno nos invitaba a la paciencia que evita reaccionar bruscamente ante las debilidades o errores de los demás, ahora aparece otra palabra —paroxýnetai—, que se refiere a una reacción interior de indignación provocada por algo externo. Se trata de una violencia interna, de una irritación no manifiesta que nos coloca a la defensiva ante los otros, como si fueran enemigos molestos que hay que evitar. Alimentar esa agresividad íntima no sirve para nada. Sólo nos enferma y termina aislándonos. La indignación es sana cuando nos lleva a reaccionar ante una grave injusticia, pero es dañina cuando tiende a impregnar todas nuestras actitudes ante los otros.

  2. El Evangelio invita más bien a mirar la viga en el propio ojo (cf. Mt7,5), y los cristianos no podemos ignorar la constante invitación de la Palabra de Dios a no alimentar la ira: «No te dejes vencer por el mal» (Rm12,21). «No nos cansemos de hacer el bien» (Ga 6,9). Una cosa es sentir la fuerza de la agresividad que brota y otra es consentirla, dejar que se convierta en una actitud permanente: «Si os indignáis, no llegareis a pecar; que la puesta del sol no os sorprenda en vuestro enojo» (Ef 4,26). Por ello, nunca hay que terminar el día sin hacer las paces en la familia. Y, «¿cómo debo hacer las paces? ¿Ponerme de rodillas? ¡No! Sólo un pequeño gesto, algo pequeño, y vuelve la armonía familiar. Basta una caricia, sin palabras. Pero nunca terminar el día en familia sin hacer las paces» La reacción interior ante una molestia que nos causen los demás debería ser ante todo bendecir en el corazón, desear el bien del otro, pedir a Dios que lo libere y lo sane: «Responded con una bendición, porque para esto habéis sido llamados: para heredar una bendición» (1 P 3,9). Si tenemos que luchar contra un mal, hagámoslo, pero siempre digamos «no» a la violencia interior.

Amoris laetitia

Estos dos números, al leerlos, me han resultado muy prácticos. Hablan de la violencia interior, y lo primero que me ha venido a la cabeza es esta pregunta: ¿qué hacemos con la agresividad que nos brota? Intuyo que una cosa es lo que en nuestro interior brota, surge, sin casi controlarlo  y, otra  es qué hago con lo que siento.  Quizás nos tendríamos que  preguntar si lo consiento, si  me dejo llevar de esa agresividad que brota espontáneamente, si  a diario lo que hago, lo que digo, mis relaciones, mis decisiones, mis planteamientos, están teñidos de esa agresividad: que no disminuye sino va creciendo más y más como en espiral

Percibo que algo de esto sucede en mi vida en algunos momentos, y quizás también a otras personas les pueda pasar lo mismo En este momento evoco la cita del Evangelio: poner la otra mejilla”; ¿es posible? Y la respuesta es sí, quizás se hace posible cuando poco a poco, en situaciones pequeñas, la rabia, la agresividad no nos arrastran; tomamos la decisión de no darle cauce, de pararla; en definitiva; nos hacemos cargo de nuestros sentimientos.

Admiro a las personas que no se quedan enrocadas en la ira, y la rabia, que son capaces de reconocerla y no le  dan espacio. La rabia, la ira, la agresividad son sentimientos humanos  y  no es bueno y, quizás me atrevería a decir que no es sano, reprimirlos,  porque pueden coger más fuerza en el interior y después salen de la forma más incontrolada.

Concluyo: tengo la convicción de que la violencia interior no es camino de encuentro, ni camino de convivencia, ni genera ningún proceso de perdón o reconciliación….

Me queda, nos queda una buena tarea, para nuestro día a día.

 

LEER MÁS
0
0
0
s2sdefault

En el mes de abril de 2019 celebramos el 150 aniversario de la inspiración que Juana Josefa tuvo en el Rosarillo, que es como familiarmente conocemos al retablo de la Sagrada Familia que se encontraba en la iglesia del Rosarillo de Valladolid. 

Con motivo de dicha celebración, y teniendo en el horizonte el 150 aniversario de la fundación de la Congregación (diciembre de 2021), la provincia España-Italia lanza este suplemento que ha sido distribuido también a los suscriptores de la Revista Vida Nueva. Es una publicación que, ahondando en las raíces, quiere ofrecer una visión de la vida actual de la Congregación en nuestra provincia siendo continuadores del carisma que le fue regalado a la Iglesia a través de la Madre Cándida. 

Descargar suplemento Carisma: "Con Dios todo lo puedo"

LEER MÁS
0
0
0
s2sdefault

“Tomás de Aquino ha explicado que «pertenece más a la caridad querer amar que querer ser amado» y que, de hecho, «las madres, que son las que más aman, buscan más amar que ser amadas».  “El amor puede ir más allá de la justicia y desbordarse gratis, «sin esperar nada a cambio» (Lc 6,35), hasta llegar al amor más grande, que es «dar la vida» por los demás (Jn 15,13). ¿Todavía es posible este desprendimiento que permite dar gratis y dar hasta el fin? Seguramente es posible, porque es lo que pide el Evangelio: «Lo que habéis recibido gratis, dadlo gratis» (Mt 10,8)

Amoris laetitia, 102

Hoy he ojeado la prensa, he escuchado la radio, me he colocado ante la pantalla de la televisión buscando gestos de gratuidad… ¡Se vende caro lo gratuito!

Sin embargo, S. Basilio me ha sorprendido hoy también con esta afirmación: ”Tenemos depositada en nosotros  una fuerza espiritual, a manera de semillas que nos capacita para amar”.

Y me lancé a descubrir ese “desbordarse gratis” por las calles de mi barrio: por favor, ¿algún gesto gratuito que has hecho o has visto hoy a tu alrededor? 

- Me detuve a charlar unos minutos con la joven rumana que espera unos céntimos a la puerta de una gran tienda.

- Le di una palmada en el hombro y una sonrisa a un vecino con el que no me hablaba hace tiempo por una riña doméstica.

- Mi vecina, de 88 años acogió en su casa durante una semana a una mujer que huía de su marido, y le ofreció techo, comida, compañía, le entregó las llaves de su casa y le compró reyes para ella y su hija…

- Invité a un bocadillo a un transeúnte mal vestido en un bar pero al no dejarlo entrar,  me salí yo también, dejando al camarero con el bocadillo en la mano. Y nos fuimos a una terraza a tomar algo mientras le escuchaba sus 

- Vi a mi madre muy apurada en las tareas de casa cuando llegué del instituto corriendo, para ver mi serie preferida y… me fui a ayudar a mi madre.

Sí, es posible y existe en nuestros ambientes la gratuidad, el desprendimiento. Es cuestión de cómo miramos, desde dónde miramos nuestra realidad, preñada de gente buena pero invisible, muchas veces; y… empezar cada día con el corazón dispuesto  a vivir a tope [Mt, 25 (obras de misericordia)]      

 

LEER MÁS
0
0
0
s2sdefault

En esta Jornada de la Vida Consagrada, MªCarmen Martín, Superiora Provincial, ha escrito una circular a todas las hermanas de la provincia para felicitarlas en este día:

No puedo dejar pasar este día sin hacerme presente entre vosotras. Todas estamos hoy de celebración y por ello nos felicitamos y pedimos al Señor su bendición y su acompañamiento muy especial en este camino de Congregación General.

 

En su circular invita a las hermanas a  volver al icono de Fray Angélico que sirvió de marco en la Asamblea del pasado verano: 

  • Lo que ve el Padre es al Hijo. Y cuando el Padre mira la Vida Consagrada mira a su Hijo en los religiosos. Los personajes de la escena no se miran a sí mismos, miran al Hijo que es la luz.
  • En el centro de la escena vemos las manos de María sobre el altar, que expresan entrega. Es la expresión del amor encarnado. La entrega como corazón de la Vida Consagrada, espiritualidad de la encarnación con los criterios de pobreza y compasión.
  • Simeón y Ana reconocen al niño porque se dejaron guiar por el Espíritu. La obediencia al Espíritu, que nos hace ser coherentes, es lo más importante.

Quizá nos ayude contemplar hoy también nuestra vida desde los ojos del Padre, con los criterios del Hijo, bajo el impulso del Espíritu. Y, así, preguntarnos una vez más, desde lo más hondo de nuestro ser: ¿A qué nos llamas ahora, Señor?, ¿qué quieres que hagamos?

Termino como empecé: nos felicitamos porque el Señor nos ha llamado a vivir en la Vida Consagrada, como Hijas de Jesús. Que María nos ponga junto al Hijo y Él, por su Espíritu, nos alcance esta gracia del Padre.

Lee también el mensaje de la Presidencia de CONFER en esta jornada de la Vida Religiosa

LEER MÁS
0
0
0
s2sdefault

Diego Velicia, psicólogo del COF Diocesano.

En los números 99 y 100 de Amoris Laetitia el Papa Francisco desgrana la expresión “el amor es amable” de la carta de San Pablo a los Corintios de una forma realmente original a la hora de entender la amabilidad como la delicadeza de contar con el otro para nuestra vida.

El amor auténtico detesta hacer sufrir a los demás. Por eso cultiva una sensibilidad que le permite aprender a sentir, a hablar y, en ciertos momentos, a callar. Puesto que la intimidad que supone el matrimonio, pide la delicadeza de una actitud no invasora que respeta la libertad del otro y la capacidad de esperar que el otro abra la puerta de su corazón. Traduciendo esa delicadeza a expresiones habituales diríamos: “¿qué te parece si…?” “¿cómo ves si hacemos…?” Se trata de contar con el otro, de dejar que se ponga en marcha su libertad, interpelada por esa pregunta.

El pesimismo que destaca defectos ajenos y no cree en las posibilidades de cambio, provoca la dureza en el trato.

El amor amable genera vínculos, crea redes de integración que fomenta un sentido de pertenencia desde el que se puede sostener una entrega por los demás. Cuando el trato en la familia, hacia la esposa o el esposo, hacia los hijos, es duro, rígido, intransigente, la convivencia se vuelve casi imposible. El que ama es capaz de decir palabras de aliento, que reconfortan, estimulan, consuelan…

LEER MÁS
0
0
0
s2sdefault

El día 27 de diciembre comenzamos la Congregación Provincial. Durante estos días de Congregación tras la dispersión, queremos que toda la Familia Madre Cándida pueda conocer lo que ocurre. 

Para ello, hemos abierto este espacio, donde iremos colgando las noticias y artículos que vayamos publicando. Haz clic en cada uno de los ítems para leer los artículos.

Esperamos que os sea de interés y os pedimos apoyo y oración para este tiempo tan rico que continúa el camino ya iniciado hacia la Congregación General XVIII (#CG18FI)

 

GALERÍA DE FOTOS DE LA CP

 

Tras la Congregación Provincial:

Durante la Congregación Provincial:

 

En camino hacia la Congregación Provincial:

 

Si vamos a hablar de cosas de la Congregación de las Hijas de Jesús, conviene conocer unas cuantas siglas para no perdernos con las abreviaturas:

CG – Congregación General

CG XVIII – La Congregación General en la que estamos

CP – Congregación Provincial

CFI – Constituciones de las Hijas de Jesús

DNC – Directrices y Normas Complementarias

RCG – Reglamento de la Congregación General

RCP – Reglamento de la Congregación Provincial

 

LEER MÁS
0
0
0
s2sdefault