Noticias

Miramos con cariño el 2016, para dar gracias a Dios por todo lo vivido. Que en el año 2017 sepamos compartir lo que somos y tenemos, "porque Dios continúa enviando a su Hijo a encarnarse entre nosotros! ¡Feliz 2017!

LEER MÁS
0
0
0
s2sdefault

Siguiendo la bonita tradición  de felicitar las NAVIDADES, el viernes por la tarde la Residencia  de  “Santa María” de Málaga se llenó alegría. Personal, Hijas de Jesús, y dos grupos: uno de guitarras, del Colegio, y  los del “Coro de Aire Andaluz”.

Fueron llegando primero los  alumnos,  nos deleitaron con unos villancicos.  Francamente que lo hicieron muy bien,  mostraron un cariño especial y  el deseo de hacernos pasar un buen rato. Lo consiguieron. 

A continuación el  “Coro de Aire Andaluz” continuaron  la fiesta y “vestidos de gala” como queriendo darle más relieve a este momento, nos cantaron un buen número de villancicos de su repertorio, unos más clásicos, otros  más  flamencos, malagueños… invitándonos a todas a participar con palmas y con nuestras voces, que  aunque un poco “gastadas”, sonaban muy bien y la alegría brotaba en nuestro corazón. 

Después de un buen rato disfrutando, pasamos al comedor donde tomamos un buen chocolate con churros y dulces.


Son momentos en los que todas nos unimos para felicitar a María y José que ya se acercan al Belén y nos invitan un año más a celebrar la NAVIDAD.

Desde aquí os deseamos a todos y a cada Hija de Jesús unas felices Navidades llenas de ALEGRÍA y ESPERANZA.

        

LEER MÁS
0
0
0
s2sdefault
Una Navidad de  “puertas abiertas” y “corazón dispuesto” para hacer de nuestra casa, de nuestra comunidad, de nuestras personas…  un “lugar” de acogida y de hospitalidad para quien se acerca, para quien sufre… para el desplazado y el forastero, para el de lejos y el de cerca… un lugar de comunión, de alegría y de fraternidad, un lugar donde podamos compartir lo que somos y tenemos… porque Dios continúa enviando a su Hijo a encarnarse entre nosotros.

¡Feliz Navidad!

Mª Carmen Martín

Superiora Provincial

LEER MÁS
0
0
0
s2sdefault

Hoy, 8 de diciembre, fiesta de la Inmaculada, celebran sus 50 años de vida consagrada como Hijas de Jesús dos hermanas de nuestra provincia, junto a otras del resto del mundo.

Son Lourdes Lete y Mª Luisa Berzosa. ¡Felicidades! Damos gracias a Dios por sus vidas y pedimos por ellas, para que continúen desarrollando su misión como verdaderas Hijas de Jesús.

En este día, compartimos algunas palabras que nos han hecho llegar:

Mª Lourdes Lete

Este día en el que celebramos también el 145 aniversario de la fundación de la Congregación, quiero dar testimonio de que llevo en el corazón un poso que considero muy importante: el agradecimiento de tanto bien recibido, -expresión de nuestra familia que siempre se refiere a realidades existenciales-:

  • A Dios que me llamó y me llama cada día
  • A mis padres que me transmitieron su fe
  • A la Congregación que ha acompañado todo mi camino, donde he ido descubriendo a Jesús como núcleo fundamental en mi vida con la M. Cándida abriendo la primera este camino
  • A las hermanas con las que vivido en las distintas comunidades.
  • Los EE. EE en la Espiritualidad ignaciana
  • La trayectoria educativa en la que me he sentido feliz
  • Las amplias y ricas posibilidades que la Misión me ha ofrecido y ofrece en diversas presencias hasta que Dios quiera.   

 

Lee aquí el testimonio entero de Lourdes Lete

Mª Luisa Berzosa

Entonar un canto de gratitud es un pequeño reflejo,

de “tanto bien recibido” como alberga mi corazón.

Pertenecer a una familia universal,

tener en ella a una madre como Cándida María de Jesús,

encontrar hermanas a mi paso,

mi casa en todas partes …

horizonte para “ayudar a los prójimos” 

que no desaparece …

me llena y me compromete cada día.

 

Y esta invitación de Jesús dinámica también,

“déjate hacer,  soy yo quien te lleva”,

sigue llenando mi corazón de mujer,

hace mi vida plena, fecunda y fecundante.

Me regala una nota de inmensa alegría,

una música que me hace cantar y bailar …

Me ofrece y posibilita hoy como ayer,

seguir siendo, cada vez con mayor conciencia

y gratitud:  Hija de Jesús.

 

¡Gracias,  Señor,  a Ti  y en Ti a tantas personas encontradas en este camino!.

Lee Invitada a caminar, las palabras completas de MªLuisa Berzosa

 

LEER MÁS
0
0
0
s2sdefault

El día 2 de diciembre nos reunimos las superioras de la provincia España-Italia convocadas por la Superiora Provincial. El objetivo era reflexionar juntas sobre algunos “principios fundamentales de nuestra vocación” y compartir lo que estamos viviendo.

Comenzamos la jornada con las palabras de M. Carmen Martín,  que nos invitaba a “poner nuestras vidas en manos de Dios, en su querer, saliendo del nuestro, y así servir mejor a los prójimos”.

Los principios fundamentales que hemos trabajado han sido:

  • o   Sentido de Cuerpo
  • o   Gobierno para la unión del Cuerpo en Misión
  • o   Comunidad FI

 

Hemos tenido la oportunidad de saborear de nuevo nuestras fuentes, compartir con las demás lo orado y vivido para terminar más ilusionadas y animadas a seguir el camino iniciado.


Fuimos bajando de los principios a la realidad concreta de nuestras comunidades tratando de VER, TOCAR, SENTIR, cómo estamos viviendo y qué es lo que estamos PROYECTANDO.

En medio de dificultades, inquietudes… constatábamos sentimientos positivos y brotes de vida que los tenemos que cuidar para que vayan creciendo y dando fruto.

También tuvimos tiempo de compartir el sentido de la comunicación como fuente de unión del Cuerpo Congregacional, la economía y otros asuntos.

Terminamos el día con la celebración de la eucaristía, donde dejamos en las manos del Padre todo lo vivido durante el día y también la vida de Petra a la que convocó esa tarde para estar ya siempre con Él.

 “Algo nuevo está naciendo, ya está en marcha,  ¿no lo notáis?

  

LEER MÁS
0
0
0
s2sdefault

Las del curso de renovación vamos a empezar hoy 6 de diciembre a profundizar la Laudato SI. De fondo tengo la mayor simplicidad, alegría, pobreza y felicidad de San Francisco; y como contexto contemplo la realidad boliviana que es simple, alegre, pobre y, yo creo, que también feliz.


En estos días estoy recordando mucho a Inés Laso y no sólo por ver su empeño y dedicación en alguna de nuestras obras aquí en Bolivia sino por recordar esas conversaciones que tuvimos las dos a lo largo de esos años de cercanía. 


Cuando yo era postulante e iba a pasar al noviciado, Inés se vió conmigo para hacerme aquellas preguntas de las que se habla en el artículo 31 de nuestras Constituciones. Hubo un momento en el que Inés quiso señalarme mis cualidades y algunos aspectos que yo debía tener en cuenta para un futuro. Ella me dijo: “Pilar, tú eres una mujer muy simple, no haces problemas de las cosas y buscas en lo simple el camino más corto para andar por la vida”. 


Yo la escuché pero no reconocí lo que me estaba diciendo. Primero, porque aquello de “simple” no me sonaba nada bien y segundo, porque yo me veía, como siempre me he visto, como una mujer autosuficiente, independiente, segura de mí misma y muy lejos de que mi vida fuera sencilla. Yo sólo tenía 20 años. 
Sin embargo, se puede decir que estas palabras de Inés han marcado toda mi vida. Esta idea de dos contrarios, la simplicidad y la autosuficiencia, han sido mi campo de batalla de años y años. Dos extremos que jamás se han tocado ni podrán tocarse. Declaraciones de guerra que no podrán ser firmadas nunca por la paz pero sí por el Amor de Dios. 


Yo le pedía muchas veces al Señor el don de la Humildad a través de esos tres grados que San Ignacio nos refleja en los números [164 – 168] de EE. Le pedía por lo menos alcanzar el primero. 


Hizo falta tiempo, mucho tiempo, no para que el Señor se decidiera a concederme un don, el de la Humildad, sino para que yo reconociera el que Él había puesto en mí, el de la Simplicidad, y que yo no había sabido o querido darle valor. Estas sí son dos hermanas que se tocan. También aquí San Ignacio me ayudó con ese “QUIERO Y ELIJO” al que le da tanta fuerza en el [167]: “…quiero y elijo más pobreza con Cristo pobre que riqueza, oprobios con Cristo lleno de ellos que honores, y desear más de ser estimado por vano y loco por Cristo, que primero fue tenido por tal, que por sabio ni prudente en este mundo”. Se trata de una simple y sencilla opción personal. La de conceder el don no, eso se nos regala, pero la de abrirse a recibirlo, a reconocerlo, a considerarlo y a aceptarlo, sí. Siempre que sea para más imitar, servir y alabar a Dios nuestro Señor. Querer y elegir, así de sencillo.


Y así me sitúo yo ante la Laudato SI. No sé lo que descubriremos en estos días con Fray Francisco Conroy pero sí sé que colocarme a contemplar “la casa común” significa tomar opciones personales. Todo va a depender, partiendo del don de Dios, de lo que yo QUIERA Y ELIJA. 
¿Tendré la suficiente capacidad para hacer mío lo que es de todos? ¿Sabré aceptar lo que Dios me propone para acercarme cada vez más a su Reino, un Reino que no es de este mundo, que se aleja del poder, de la riqueza y de todos los conceptos propios de los intereses humanos, los cuales yo no quiero y a los cuales se supone que yo he renunciado? 


Ojalá que el don de la Simplicidad me ayude en todo esto. 
Por favor, seguid rezando por nosotras.  

Pilar García-Junco fi

LEER MÁS
0
0
0
s2sdefault