Noticias

(Madre Cándida)

¿Cómo sientes que
debiera ser hoy la
vivencia de nuestro
carisma?

 

TIEMPO PARA PROFUNDIZAR… TIEMPO PARA RENOVAR

“Todo tiene su tiempo y sazón, todas las tareas bajo el sol (…)”

Tiempo de preguntarnos, tiempo de responder; tiempo de hacernos frágiles, tiempo de fortalecer el interior; tiempo de caminar con otros, tiempo de dejarnos acompañar; tiempo de acoger nuestras grietas, tiempo de dejarnos atravesar por la luz; tiempo de permanecer, tiempo de marchar; tiempo de escuchar desde dentro, tiempo de dar fruto; tiempo de renovarnos como comunidad, tiempo de acoger los cambios; tiempo de sentir que somos creación, tiempo de germinar en la oscuridad; tiempo de cuidar lo cercano, tiempo de atender lo lejano; tiempo de confiar radicalmente en Dios, tiempo de sentirnos llevadas por Él a la misión; tiempo de disminuir, tiempo de que Él crezca; tiempo de ser bálsamo, tiempo de que nos curen nuestras heridas; tiempo de ser aliento, tiempo de dejar que otros nos sostengan; tiempo de acoger al diferente, tiempo de dejar que el otro me acoja; tiempo de crear comunión, tiempo de que nos ayuden a vivirla; tiempo de soñar, tiempo de vivir, tiempo de actuar…

“(…) He considerado la tarea que Dios encomendó a las Hijas de Jesús para que en ella se ocupen. Él ha hecho todas las cosas apropiadas a su tiempo; también ha puesto el mundo en sus corazones”.

Cuando vivimos sabiendo que Dios ha puesto el mundo en nuestros corazones, nada puede seguir igual.

Hijas de Jesús de la Comunidad de Almería

LEER MÁS
0
0
0
s2smodern
powered by social2s

“...vivir en medio del mundo como verdaderas Hijas de Jesús”.1

Para esto vivió la Madre Cándida y lo deseó constantemente para las que entraban en la Congregación. Hoy incluiría a todos los que, desde el laicado o la vida religiosa, nos sentimos parte de su familia carismática.

Las Hijas de Jesús estamos profundizando en la Determinación que nos dio la CG XVIII: “Seguir de cerca a Jesucristo que eligió para sí la pobreza” según el plan establecido por el Gobierno General; y mucho nos está ayudando a descubrir la palabra personal y comunitaria que Dios tiene para nosotras en este momento.

Desde marzo estamos en el segundo momento de este proceso: profundizar a la luz de la Palabra de Dios. Diez fichas ofrecidas por Mª José Schultz Montalbettinos han ido ayudando a hacer este camino de lectura, oración, intercambio y discernimiento que haga posible que el Espíritu vaya trabajando en nuestros corazones, que Él configure ese nuevo rostro de Hija de Jesús, ese nuevo estilo de comunidad, esa nueva forma de ser de la Hija de Jesús que hoy necesita nuestro mundo. (Carta nº 4 de Graciela Francovig, Superiora General).

Mañana comenzamos la preparación al 9 de agosto, fiesta de Santa Cándida, de la mano de estas fichas. Cada día recogeremos la frase de la Madre Cándida con que cierra cada ficha y ofreceremos el comentario de una Hija de Jesús o de una comunidad sobre lo rezado y compartido.

Agradecemos a todas las comunidades que han colaborado con este proyecto pastoral. Ojalá contribuya a dar pasos "para que (Dios) todo lo transforme en vivencia concreta y nos haga, cada día, más semejantes a Jesús pobre y humilde". (nº 23 Det. CG XVIII).

El plan de profundización y todas las fichas las podéis encontrar AQUÍ. Deseamos que nos ayude a ponernos a la escucha de un Dios que nos remite constantemente a Jesús y que nunca coge vacaciones. Ojalá vivir esta fiesta en el descanso de agosto (para muchos) sea una oportunidad para dedicar un rato tranquilo cada día que nos pueda serenar y alimentar por dentro.

1 Cfr. CFI 144 y nº1 Det. CG XVIII

LEER MÁS
0
0
0
s2smodern
powered by social2s

Con la situación de Lleida en estos momentos de pandemia, las redes se han llenado de comentarios xenófobos.  La campaña que se está haciendo en contra de los inmigrantes les está haciendo mucho daño.

Por estas fechas, como todos los años anteriores, llegan más personas de las que el campo puede asumir al inicio de temporada; después, a mediados de Julio, se van incorporando casi todos. Durante este tiempo, sobreviven dónde pueden y caminan por las calles en busca del “Jefe” deseado. Y, como en otras campañas, también se ha perdido bastante fruta con la lluvia y la piedra.

Este año solo lo hace especial el virus con el que estamos conviviendo y sus circunstancias. Al principio de primavera se dijo que faltaban muchos trabajadores;  la respuesta fue rápida. No sólo llegaron los temporeros habituales, que ya son bastantes, sino otros muchos migrantes que, al quedarse sin trabajo en otros sectores especialmente ligados al turismo, buscaron aquí su suerte. Están dispuestos a arriesgar su salud porque su vida y la de su familia dependen de esas peonadas durante bastantes meses.

Con esto, ya tenemos a la mitad de los recién llegados sin trabajo, sobreviviendo, sin vivienda, sin posibilidad de una higiene mínima. Y, muchas veces, sin entender  muy bien qué está pasando.  Desde luego, en estas condiciones son un caldo de cultivo ideal para el virus. Para el virus y para encontrar en ellos una cabeza de turco en este foco que nos envuelve.

Cuando alguien da positivo, él y todos los que trabajan o conviven con él, son confinados, cortándoles toda posibilidad de trabajo. Y aquí el tiempo es oro porque la temporada termina pronto. Con lo cual, para el que lo necesita, es difícil reconocer los síntomas por el afán de trabajo que tienen para sobrevivir.

Los focos, no están solo entre los migrantes; las empresas cárnicas y hortofrutícolas, por el modo de trabajo y de transporte de sus trabajadores, colaboran en esta pandemia. Pero el silencio es una medida de salvaguardar la economía.

La edad de los contagiados ha cambiado. Ahora hay más entre los 40 y 50 años. Y, con sorpresa, entre los jóvenes de 15 a 29 años. No se trata de repartir culpas, pero sí de no concentrarlas en aquellos que no reciben un mínimo para realizar su trabajo con la dignidad básica que toda persona merece.

Y, por otra parte, esto ha hecho que los ayuntamientos hayan tenido que poner medios especiales para atender las necesidades de vivienda que otros años habían omitido. Han tenido que recurrir también a entidades sociales en un esfuerzo por unir fuerzas, recursos, servicios y ofrecer la mejor respuesta posible. Aun así, deja bastante que desear porque no  llegan a todos estas ayudas. Acompañarles en estas circunstancias resulta difícil.  

Comunidad de Cataluña

LEER MÁS
0
0
0
s2smodern
powered by social2s

Como cada 5 de julio, las Hijas de Jesús tenemos un recuerdo agradecido al P. Herranz. El jesuita fue ayuda y confidente de Juana Josefa desde el momento mismo de la inspiración de la Fundación de la Congregación hasta su muerte en Loyola en 1896. Acompañó, con absoluta fidelidad al querer de Dios, a la M. Cándida y a las primeras hermanas. En VivirFI puedes recordar su historia.

Hoy ha sido la fecha elegida por nuestra Superiora General para escribir a todas las hermanas de la Congregación. Lee AQUÍ un resumen de su carta.

Agradecemos la disponibilidad de las HH. que han recibido envíos internacionales y la de aquellas que asumen tareas en la Formación. Seguimos pidiendo por Graciela y por su Consejo en los discernimientos que siguen haciendo para el buen gobierno de la Congregación.

LEER MÁS
0
0
0
s2smodern
powered by social2s

La  UISG ha organizado una serie de encuentros con las conferencias de religiosas y religiosos de diferentes continentes con el fin de de discernir juntos lo que Dios nos está diciendo en esta realidad que vivimos, a qué nos invita. En el mes de mayo publicamos La vida religiosa en Estados Unidos y La vida religiosa en Europa.

Hoy nos vamos a América Latina. Ofrecemos un pequeño resumen de cada intervención y os animamos a escuchar el encuentro en

La CLARC comparte el HORIZONTE INSPIRADOR que anima la VR de América Latina y Caribe en el trienio 2018-21. Dicen en su carta de presentación:

“Este Horizonte Inspirador, tiene su origen en la escucha atenta a la realidad, en una dinámica comunitaria y plural de discernimiento, de búsqueda conjunta, de oración para intuir el Querer de Dios para la Vida Consagrada…”.

Comienza con el visionado del vídeo  

.

A continuación, seis miembros de la CLAR van presentando las 6 tinajas que desean “llenar con agua, para que se conviertan en el vino bueno y fecundo de nuestro caminar como Vida Consagrada en el Continente”.

1ª Tinaja: VIVIR CON SENTIDO LA PROPIA VOCACIÓN 
(Liliana Franco - Compañía de Mª)

La invitación es a recuperar la centralidad evangélica, a vivir con radicalidad y renovado entusiasmo nuestra consagración para poder ser testigos auténticos del seguimiento de Jesús. Se trata de volver a lo esencial del seguimiento desde la experiencia de una espiritualidad integrada y que desde esa experiencia podamos dinamizar la reconfiguración de nuestras instituciones.

Nuestra esperanza tiene su fundamento en Jesús. Contemplarlo a Él y con Él. Contemplar la realidad y, en ella al Dios que siempre actúa, nos abre a la esperanza y nos moviliza a dar la vida con pasión evangélica convencidos de que ha llegado la hora. La hora de Jesús llega cuando la noche se hace más espesa y el silencio y la soledad de las calles lo embriaga todo. Y eso es muy parecido a nuestro hoy.

Pero es imposible un camino en solitario. Repensarnos solo será posible desde la conciencia de que necesitamos de los otros, necesitamos ser con otros. Pero más importante será que podamos intuir los medios, los modos, el sentido de remar juntos en la misma dirección y con una única misión que es la que nos propone esta tinaja: escuchar a Jesús y hacer lo que Él nos dice en la vivencia del más necesario profetismo que es el profetismo de lo comunitario. Por ahí estarían los cauces de nuestra reinvención.

2ª Tinaja: AHONDAR EN LA ESPIRITUALIDAD TRINITARIA 
(Mª Inés Castellaro - Hna. De la Virgen Niña)

Esta tinaja nos invita a profundizar en el misterio del amor, en el misterio de la unidad en la diversidad.

Durante este tiempo de pandemia hemos vivido de puertas adentro realizando una experiencia fuerte de vida fraterna, sororal. Compartimos momentos fuertes centrados en la Palabra, volvimos a lo esencial. Tuvimos más tiempo para el diálogo, para sobremesas más largas, para entretejer relaciones reconociendo los dones, los valores de cada uno de nuestros hermanos. Relaciones más compasivas desde la fragilidad, la vulnerabilidad, desde el miedo y el temor. Nos reconocimos diversos.

Estamos llamadas a vivir el hoy con él desde la Trinidad, apasionadas por el Reino, por los hombres. Invitados a una dinámica de itinerancia y salida de nosotros mismos, como la Trinidad, para ir creativamente al encuentro del hermano más necesitado y humanizarnos. Sumergidos en esta circularidad de amor y dejando que fluya la vida, tres verbos que se interrelacionan marcan este dinamismo de las relaciones: RENOVAR nuestras relaciones desde el permanecer... REVALORIZAR nuestras relaciones desde el discernir, desde el buscar juntos generando procesos que favorecen la conversión, la transformación, el gradual cambio del mundo… RESIGNIFICAR nuestras relaciones desde el salir de nosotros mismos...

3ª Tinaja:  CAMINAR HACIA UN NUEVO MODO DE SER IGLESIA
(Nancy Negrón - Misionera del Buen Pastor)

El Papa Francisco apela a la vitalidad que genera la unidad, la comunión como fuerza integradora. Somos uno. Todos llamados a remar juntos. Si actuamos como un solo pueblo, incluso ante las otras pandemias que nos acechan, podemos lograr un impacto real.

Actuar como un solo pueblo para lograr un impacto real es el enorme desafío  que estamos llamados a asumir para responder a las consecuencias que va dejando a su paso la pandemia del convid19. El camino de la sinodalidad es el camino que Dios espera de la Iglesia del tercer milenio.

Este modo de ser Iglesia exige renunciar a la autorreferencialidad, supone situarse en salida, disponerse a la escucha, aunar en el interior la necesidad de la complementariedad y acoger la diversidad de carismas que enriquecen a la Iglesia.

4ª Tinaja: LOS POBRES Y LA MIRADA CONTEMPLATIVA HACIA ELLOS
(Francisco Méndez - Salesiano)

Esta clave identifica lo que es la VR en el mundo. La humanidad se ha dado cuenta de lo vulnerable que es y de la necesidad de alinearse en la defensa de la vida. Sin embargo, algunos interrogantes que nos siguen acompañando: ¿La desigualdad existente en cuanto a los distintos sistemas de salud a nivel mundial seguirá siendo monopolio de las naciones desarrolladas? De haber una cura para esta pandemia, ¿se convertiría en un negocio o en una oportunidad para atender a la humanidad enferma?

Tres formas de re-imaginarnos como VR a raíz de la situación que vivimos:

  1. Una VR que debe construir puentes entre los más pobres y los más favorecidos, entre los extremos. Compromiso de no dejar abandonados a los que ya están abandonados socialmente. Imaginar y propiciar nuevas alianzas en favor de quienes no tienen cómo enfrentarse a situaciones como esta pandemia.
  2. La VR debe seguir anunciando que queremos ser hijos de Dios pero no en condiciones de extrema pobreza, de extrema vulnerabilidad. Esta lucha la tenemos que hacer desde dentro, sin privilegios, viviendo en la pobreza.
  3. Una VR que se vuelve tejedora, costurera del tejido social roto reconocido así en la pandemia.
5ª Tinaja: FAVORECER LA ÉTICA DEL ENCUENTRO Y DEL CUIDADO
(Mª Inés Vieira)

Ninguno de nuestros países queda libre de esta crisis global que estamos viviendo. Nuestro continente pasa por una situación inesperada para la vida humana. Nuestros líderes políticos se están aprovechando de la pandemia para destruir la Amazonía.

El cuidado para nosotros es un modo esencial de vivir. Es algo más que una actitud. El cuidado se encuentra en la raíz primera del ser humano, es parte de la naturaleza humana. La vida siempre es cuidado. Significa reconocer el cuidado como un modo de ser esencial siempre presente. Sin cuidado el ser humano deja de ser humano.

Podemos responder cada vez más a la pregunta "¿qué quieres que yo haga?" “Que yo sea curado”, respondió aquel enfermo. Quiero ser curado física, social, económicamente… El cuidado es parte integrante de la profecía de la VC. Profetas de la misericordia.

6ª Tinaja: CLARA OPCIÓN POR LA ECOLOGÍA INTEGRAL
(Daniela Cannavina)

Volver a pasar por el corazón la necesidad de promover el reconocimiento de la sacralidad de lo creado, la interdependencia mutua entre todas las criaturas. la necesidad de favorecer la armonía personal, social, ecológica siempre en defensa de la vida, de nuestros pueblos y de nuestras culturas. Una única causa que nos ayude a traspasar las coordenadas de nuestros límites territoriales e institucionales, congregacionales, por el cual todos podamos poner alma, vida y corazón.

Para salvar la casa común necesitamos una revolución desde abajo. Por tanto, no da lugar a superioridad y a las dominaciones. Esto nos hace pensar que la ecología integral viene a cuestionar nuestros estilos de gobierno y de animación. Debemos ayudarnos a trabajar en red, a pensar colectivamente desde el paradigma de la sinodalidad.

Para re-imaginarnos ese futuro:

  • Corazonar nuestros escenarios domésticos para que florezcan itinerarios que nos animen a reconciliarnos con la creación e instalar la pregunta: ¿ qué podemos hacer en nuestras casas religiosas para vivir el proceso de conversión que nos plantea Laudato Si'? Y algo más, convertir nuestras casas religiosas en verdaderos hogares.
  • Laudatosificar los tiempos y lugares. Implica que siempre estemos atravesados en nuestro vivir cotidiano por la causa de los pobres y por el cuidado de la casa común.
  • Una misión mucho más holística que nos ayude a mirar desde el todo y no desde la parte y que nos invite a revisar nuestros estilo de vida, nuestros modelos mentales, nuestra espiritualidad.
  • Recuperar el sentido de lo que significa ser administradores. Nunca propietarios.

 


Para terminar, nos deja cada uno un desafío para la VR en América Latina... que bien pudieran valer en cualquier otro contexto:

  • Caminar juntos en la defensa de la vida es el mayor desafío. No hay lugar para protagonismos ni para quedarnos en nuestras congregaciones.
  • Ser profecía de esperanza en comunidad. Misterio de amor que sale al encuentro del otro pero en comunidad.
  • Dejar que el Espíritu transforme nuestros temores en audacia y valentía.
  • Ser realmente lo que somos, VR con toda la extensión de la palabra.
  • Tomar conciencia de que el modo de ser de la VC es ser cuidado. Percibir que América Latina es un todo. Dar fuerza a la sabiduría del bien vivir.
  • Una VR que libere el imaginario de una vida de sentido. Volvamos a cargar de sentido. Salir del formato que parcializa la realidad. Tener siempre presentes las tres preguntas claves: Para qué, desde dónde y para quiénes hacemos lo que hacemos. Laudatosificar los espacios domésticos. 
LEER MÁS
0
0
0
s2smodern
powered by social2s

Del obispado nos vino una petición: ¿Queréis compartir lo que habéis aprendido en el confinamiento….?

Y deseando colaborar en los medios de comunicación del "bisbat" que nos solicitaba una “parada personal” en la parada general de toda la Diócesis, nos decidimos a reflexionar y ofrecer el resultado.

Y hoy lo compartimos en la web provincial.

El confinamiento traía su sabiduría y en él aprendimos muchas cosas. El pararnos nos ha ayudado a que no quede solo en nuestro inconsciente.

En este tiempo de confinamiento hemos aprendido:

  • Que todos nos necesitamos en este mundo global que nos parece impersonal, pero que se hace concreto en la cercanía.
  • Que hemos de cuidarnos unos a otros. Ya no vale el “yo estoy bien”; ahora se impone el “nosotros estamos bien”.
  • Que toda vida humana tiene el mismo valor. No se lo da la edad, la raza, la lengua, la religión…
  • Que la salud es un bien preciado al que no hacemos mucho caso hasta que se rompe.
  • Que ponerte enfermo en un país desarrollado conlleva mucha más seguridad que hacerlo en uno no desarrollado. Decía un amigo de Venezuela que ponerse enfermo allí es morirse.
  • Que la solidaridad, la fraternidad se ha de demostrar en tiempos difíciles como estos. Y ahora hay muchas oportunidades.
  • Que la fe me ha dado la confianza y la seguridad de que el Dios de la historia ha compartido el sufrimiento de tantas personas que han muerto o lo han pasado mal. Dios nos da la oportunidad de cuidar a los que tenemos cerca.
  • A valorar los medios de comunicación y cómo, a través de ellos, he podido seguir acompañando a las personas a las que me debo: enfermos, personas solas, niños…
  • A vivir la fe en celebraciones virtuales, más amplias que el grupo cotidiano. Cómo, al unirme orando y celebrando la fe con otros lugares y otros países, vivía una experiencia de universalidad que ensanchaba mi vivencia de Iglesia.
  • Que las cosas que hacemos y que nos parecen tan importantes, se pueden parar.
  • A sufrir por otros que no conozco y a pasar tiempo conmigo misma.
  • Agradecimiento ante la situación de sentirme viva, alegre, enérgica cada mañana.

Comunidad de Cataluña

LEER MÁS
0
0
0
s2smodern
powered by social2s