Noticias

Belén Brezmes, FI: nueva vocal de la Asociación de Teólogas españolas (ATE)

El pasado sábado 26 de octubre se celebraron las XVII Jornadas de la Asociación de Teólogas Españolas (ATE). La asamblea anual de socias sirvió como instancia para nombrar a nuestra hermana Belén Brezmes Alonso como nueva vocal de la Junta, reemplazando a Ana Unzurrunzaga. En esta entrevista Belén nos cuenta el trabajo de la asociación, lo que supone para ella este nuevo desafío y los proyectos de la Junta.

Puedes ver la noticia del nombramiento AQUÍ

¿En qué consiste el trabajo de la asociación?

La Asociación de Teólogas Españolas (ATE) está formada por un grupo de mujeres cristianas, académicamente acreditadas, y que se dedican a estudiar, crear pensamiento y difundir la teología en perspectiva de la mujer.

La teología, desde sus orígenes hasta nuestros días, prácticamente, ha sido pensada y transmitida desde la perspectiva del género masculino convertida en norma de lo humano, por eso, es necesaria, también, la reflexión teológica realizada desde la perspectiva de las mujeres y su experiencia reflexionada desde la interrelación y la interdisciplinariedad.

Nuestro fin es visibilizar a las mujeres cristianas, tratar temas de género y fomentar la investigación y las publicaciones hechas por mujeres teólogas.

 

Puntos de trabajo

Trabajos de investigación teológica, artículos y publicaciones de las distintas socias. Tenemos nuestra propia colección Aletheia editorial Verbo Divino. También realizamos seminarios de investigación y conferencias. Participamos en la vida de la Iglesia y de la sociedad con nuestros compromisos y nuestras reflexiones. Aportamos experiencia y conocimiento sobre ciertos temas como cristianas comprometidas.

¿Qué supone para ti este nombramiento?

En la última asamblea de ATE celebrada en Madrid el último fin de semana de octubre, mis compañeras me eligieron por unanimidad. Estoy muy agradecida pues han puesto su confianza en mí para pertenecer a la Junta. Formo parte de la asociación desde 2006 y siempre me ha parecido un espacio de profundización teológica serio, profundo, que abre horizontes mayores para entender la humanidad, y la Iglesia en ella, de una forma nueva. Mi admiración por todo ese quehacer teológico me impulsó a seguir profundizando en este dar razón de nuestra fe y esta fe de mujer o, mejor dicho, de mujeres.

Estoy profundizando la acogida divina de Juana Josefa Cipitria y Barriola, Cándida María de Jesús desde esta perspectiva. Acogida divina en el Rosarillo que la llevó a gestar la Congregación de las Hijas de Jesús y con ello regaló el carisma, que se le había concedido, a la Iglesia. Nuevos tiempos, nuevos lenguajes teológicos iluminan de forma nueva esta experiencia y tiene mucho que decir a las mujeres del siglo XXI y a esta nueva humanidad que va madurando.

Esta posibilidad de pertenecer a la Junta ATE es una oportunidad que me va a ayudar e impulsar este estudio. En lo que pueda aportaré mi granito de arena. Entro en esta Junta con admiración y respeto como vocal de la misma.

¿Qué proyectos tiene la Junta?

Organizar las jornadas anuales de la Asociación de Teólogas Españolas donde compartimos a través de distintas conferencias la reflexión teológica feminista. La última se celebró en Madrid los días 26 y 27 de octubre, con el tema:

 

Puedes visitar las reflexiones teológicas de la asociación en: www.asociaciondeteologas.org

 

 

LEER MÁS
0
0
0
s2smodern
powered by social2s

Enri Seva, Mª Dolores CabelloJosefa Soler, Gloria Albiac, Mª Dolores Macia y Michèle Valson son las Hijas de Jesús que integran la comunidad de Cataluña. Colaboración, acompañamiento y apoyo podrían ser las tres palabras que resumen su misión en Alcarrás, Badalona y Fabara.

La periodista Laura Mor realizó una entrevista a Mª Dolores Cabello, el pasado 21 de octubre de 2019, para Catalunya Religiò. 

Pincha AQUÍ para acceder al vídeo y a la entrevista original. 

Por si ayuda, compartimos la traducción.

Escribe la periodista Laura Mor:

Es una mujer de nervio. "Ahora ya estoy jubilada y trabajo más que cuando no lo estaba", reconoce María Dolores Cabello, Hija de Jesús. Desde Cáritas parroquial de Alcarràs acompaña los temporeros que malviven en asentamientos de Alcarràs. La gente con la que comparte este trabajo puntualiza que esta religiosa "trabaja más que cualquier persona que conozcas". Granadina, y química de formación, dio clases hasta que decidió dejar la escuela y dedicarse exclusivamente al mundo social.

En 2008, con dos hermanas más, comienza la comunidad de las Hijas de Jesús en Alcarràs, a 12 kilómetros de Lleida. Colabora con la Fundación Raíces San Ignacio -como voluntaria y en el patronato- y con Cáritas Lleida. Pide combatir el racismo y aceptar el derecho a la movilidad humana. "Cuando te cuentan la historia de cómo han venido, hay arrodillarse ante tanta dificultad", dice en esta entrevista. Asegura que "acompañar estos procesos te hace sufrir porque entras en el sufrimiento del otro" pero también valora hacerlos "protagonistas de su vida".

¿Por qué vinieron a Alcarràs?

La Congregación quería ampliar el servicio a los inmigrantes. Es lo que el Señor nos está pidiendo en este momento. El hermano marista Benet Arbués, delegado episcopal de Cáritas, nos acompañó cuando empezamos. Entonces no estaba constituida la Cáritas parroquial. Vimos los asentamientos y nos impresionó tanto que dijimos "nos quedamos aquí'. Colaboramos con Raíces San Ignacio y Cáritas Lleida.

¿Cómo se ha implicado su comunidad religiosa?

Las Hijas de Jesús estamos aquí a todas. Nos hacemos presentes en todos los programas que llevamos a cabo conjuntamente con los técnicos de la diocesana: refuerzo escolar, vivienda, acogida a los temporeros, acogida social, acogida de asentamientos, orientación laboral, sensibilización y mediación intercultural. Yo me dedico más a asentamientos y temporeros.

¿Cómo eran estos asentamientos en 2008?

Primero había un asentamiento grandísimo, cerca del río, y otro más pequeño de gente de Ghana, al otro lado del río. Vivían en unas condiciones tremendas. Vino una técnica de Cáritas Diocesana de Lleida para orientar a los voluntarios, conocimos el rector de la parroquia de Alcarràs, Xavi Navarro, y vino gente a colaborar. Pocos, pero buenos y buenas [risas]. Empezamos a formarnos como Cáritas, comenzamos las clases de castellano, la acogida, visitábamos los asentamientos, los temporeros también venían en verano. Esto se hizo grande y pedimos ayuda a Cáritas Diocesana de Lleida.

¿Con qué recursos respondieron?

Comenzamos con el Plan Iglú. El Ayuntamiento nos cedió durante las semanas más frías del invierno la vivienda destinada a los temporeros que tienen un contrato con los agricultores. Como estaba vacío porque era fuera de campaña, nos lo dejaban e iban a dormir. Allí empezamos a tener un contacto más personal con estos chicos. Cuando se acababa el Plan Iglú y subía la temperatura, volvían al asentamiento. Entonces nos planteamos qué hacer: no tenía sentido que fueran de un lado a otro. Comenzamos con los pisos: llegamos a tener tres en Alcarràs. En dos años, el asiento grande se erradicar totalmente. Pero hay otros, en Alcarràs...

Actualmente quedan dos asentamientos. Uno que es más de temporeros: ahora en invierno queda muy poca gente; el problema es que están en un lugar privado, detrás de una fábrica. Viven en camiones frigoríficos. Hemos hecho procesos para erradicar esto y no se puede. En este asentamiento visitamos a los chicos. Llegan el mes de abril, mucho antes de que comience la campaña de la fruta, entre mayo y junio. Es un tiempo que todavía hace frío. Se les debe ayudar con mantas, ropa, comida. Unos porque han venido sin recursos porque han trabajado muy poco; otros porque vienen sin papeles y han trabajado con papeles de otros, vienen con la esperanza de seguir trabajando. Otros que envían lo que ganan a la familia; trabajen o no, este es el problema. Generalmente, quien trabaja mucho en la campaña de la fruta, ayuda a la familia.

Aparte de una manta para el frío, ¿qué más les ofrecéis?

Ofrecemos escucha, orientación, acompañamiento. Los hacemos una entrevista para ver qué proceso han seguido, de dónde vienen, cómo están, qué piensan hacer, si hay posibilidades de que trabajen. Una técnica de Cáritas Diocesana les hacía orientación laboral: los ayudaba con el currículo para pedir trabajo.

Aunque no encuentren trabajo, ¿se quedan aquí?

Se quedan los que no tienen papeles; saben que en otros lugares tampoco podrán trabajar. Aquí a veces trabajan tres días, cuando la fruta madura, de golpe les piden si tienen amigos que puedan ir; si los encuentran los inspectores, los echan. Los que tienen papeles vienen al principio, para pedir una manta para el frío. El asentamiento fuerte que nos preocupa es el de la granja. Una granja abandonada donde viven chicos que, en el momento de la crisis económica, no pudieron renovar el contrato y se quedaron sin papeles.

Si los quisieran recuperar, ¿qué deben hacer?

Comenzar el proceso de nuevo. Tres años de estar empadronados y, sobre todo, un contrato de trabajo que no encontrarán por su situación personal... En la granja permanentemente hay gente, pero las condiciones son terribles. Muchos están alcoholizados, están deteriorados física y mentalmente, hay enfermedades. Hace poco murió un chico de tuberculosis. La situación de estas personas nos preocupa mucho.

¿Siguen haciendo visitas 'in situ'?

Tenemos tres voluntarias que van cada semana a los asentamientos, se arriesgan y han hecho una labor muy buena de convencer a los chicos que tienen que venir a Cáritas. Les decimos: "Nos interesan sus personas, ya sabemos que es muy difícil salir de la situación en que está, pero tenemos que buscar soluciones, como mínimo a qué aspira, qué posibilidades tiene...". Hemos puesto un servicio de duchas, de lavandería... Se desplazan arriba y abajo en bicicleta. Los hay que tienen hongos en los pies y no pueden caminar; debemos ayudarles de otra manera. Pero no vienen los que más lo necesitan. Puedes imaginarte el estado en que se encuentran, su deterioro personal...

Es una situación que ya ha denunciado...

Hemos hecho muchas actuaciones para revertir la situación. Se han hecho llegar escritos a muchas instituciones. Algunas no han contestado. Las que lo han hecho, dicen que es un problema de pobreza y no de sanidad... Hemos llegado hasta el Síndic de Greuges. Pero nada.

¿Y los pisos?

El proceso a los pisos es muy bonito. Hay uno en Alcarràs de hombres y dos en Lleida, uno de hombres y uno de mujeres; y también tenemos dos para familias en Lleida. Cuando los chicos salen, vuelven algunos porque ya están en condiciones de encontrar un contrato, entonces hacen un proceso hasta que consiguen la residencia. Si los deniegan los papeles, vemos cuál es el motivo, según qué sea, tiene solución. Han ido saliendo, gente que ha renovado y siguen viniendo a vernos y estar con nosotros. Es un proceso muy bonito. Ayudamos con la documentación, sobre todo la partida de nacimiento, que se les tiene que enviar, el pasaporte, etc. Los que están en pisos, se empadronan y cuando salen hacen un proceso... Yo soy voluntaria. Mi responsabilidad es con los pisos de familia. En Cáritas Diocesana soy la responsable de voluntariado, estoy en la animación de Cáritas parroquiales...

Acompañar no es sólo dar una bolsa de comida o solucionar trabas burocráticas, ¿verdad?

No, con el acompañamiento me interesa la persona, y cuando se crea una relación se van abriendo y ves que el problema no es que necesiten una manta o comer, sino que tienen soledad, están enfermos, no los atienden, que es un calvario conseguir papeles... Todo esto tiene que mover algo por dentro. No nos podemos quedar indiferentes. Y también está la lucha por la sensibilización del pueblo.

Como religiosa, en un determinado momento, hace una opción por los más pobres.

Mi compromiso es con el pobre, está claro. Llevo cincuenta años de vida religiosa. Soy química y me he pasado toda la vida dando clases de física, química y matemáticas en las escuelas de la provincia. Pero antes de jubilarme, pedí reducción de jornada para poderme dedicar al mundo social, empecé con Proyecto Hombre Granada, después también en Málaga, hasta que llegó un momento que pedí a la provincial poder dedicarme más plenamente. Dejé las clases cuando me faltaban cinco o seis años para jubilarme y vine aquí.

¿Una apuesta de Congregación?

Hace tiempo que la Congregación de las Hijas de Jesús ha derivado de la escuela al campo social. Por lo tanto, mi dedicación no es una cuestión personal. Después del Concilio Vaticano II la vida religiosa se renovó y volvió a las fuentes. En nuestra fuente hay una mujer sencilla, que no sabe leer ni escribir, a quien Dios pide fundar una congregación de enseñanza en Salamanca, cuna de la cultura. La mujer está marginada en la época y la madre Cándida fue con las mujeres de servicio. Allí donde había escuelas de pago, ella abría por las que no podían pagar. Era muy sensible a la cultura de la mujer, a finales del siglo XVIII (1871). Quería una educación para todos. En el origen de la Congregación está presente el mundo social. Cuando pedían un milagro para beatificarlo la decíamos: "¿Qué otro milagro quieren que una mujer que no sabe leer ni escribir funde una congregación de enseñanza en el centro de Salamanca?". Y aquí estamos las Hijas de Jesús. Como dice un amigo mío, Jesús no hizo opción por los pobres, él fue pobre.

También ha trabajado en el mundo de la drogodependencia y la reinserción...

En Raíces soy tutora de uno de los chicos drogadictos; en Proyecto Hombre fui terapeuta. Empecé con el mundo de la reinserción y me atrae mucho. Jesús lo que hacía era recuperar las personas. Y es lo que estamos llamados a hacer. Son gente que sufre muchísimo, que tiene muchos problemas, uno no se droga porque sí. Lo más importante es que la persona descubra en el fondo qué le llevó a la droga. Y siempre hay problemáticas infantiles, de adolescencia, de autoritarismo, de abusos... Hay que recuperar las personas en su dignidad. Y es un trabajo que me gusta mucho: escuchar, animar, valorar... La persona se ha de salir por sí misma, pero el proceso lo viven dentro de una comunidad, con educadores que son profesionales, con quien estamos en continua comunicación. Los tutores escuchamos y hacemos apoyo.

¿Cómo alimenta este compromiso en el tiempo?

Yo llevo muchos años de formación, en Proyecto Hombre, Raíces, Cáritas... Y, como religiosa, con la teología y el reciclaje continuado. Y luego todo esto lo alimento desde la fe, con la oración de cada día, con el contacto con el Señor. Si todo esto no sabes desde dónde lo haces, o te quemas o te desanimas... El desánimo no cabe en mi vida: tengo un compromiso, una opción, en primer lugar, por Jesucristo.

¿Y en comunidad?

Las dos casas nos encontramos dos veces al mes, y una vez al mes hacemos retiro, por constituciones. En verano, hacemos 8 días de ejercicios, retiro total. El último día de retiro, para situarme de nuevo, miré que tenía pendiente, y lo puse en una lista... me salían 17 puntos y, comentándolo en la cena, un jesuita que cenaba conmigo esa noche me decía: "María Dolores, no te amontones"... Es mi vida, me encanta trabajar en equipo. Mientras pueda estar al servicio de los demás, soy feliz.

LEER MÁS
0
0
0
s2smodern
powered by social2s

Tras su participación en el Sínodo de la Amazonía como consultora de la Secretaría General del Sínodo de Obispos, nuestra hermana Mª Luisa Berzosa ha sido entrevistada el pasado viernes 1 de noviembre por Ana Medina en el programa Periferias que cada semana emite Trece TV. 

Junto a ella en la mesa se encontraban también Cristina Sánchez, redactora jefe de Alfa y Omega y José Beltrán, director de Vida Nueva, que participaron con sus reflexiones y dirigieron alguna pregunta a Mª Luisa buscando concreciones del Sínodo para nosotros. 

Lo que más le ha impresionado del Sínodo, cómo aplicar estos ecos a nuestra casa, para quién son las conclusiones, el papel de la mujer, la ordenación de los sacerdotes casados... Os invitamos a ver la entrevista entera en Trece TV, pinchando sobre el siguiente enlace:

Entrevista Sínodo Amazonía a Mª Luisa Berzosa

LEER MÁS
0
0
0
s2smodern
powered by social2s

ENCUENTRO DEL QUE BROTA AGRADECIMIENTO E IMPULSO

¡Qué bueno es encontrarnos y poder compartir, desde lo reflexionado, orado, en clima de búsqueda, de reconocer nuestras limitaciones, y alegrarnos con nuestras fortalezas!

El día 26 estábamos convocadas por la M. Provincial en el Colegio Mayor Berrospe (Madrid), las cinco superioras de las Enfermerías y las dos de las casas de Mayores.

La reunión tenía un doble objetivo. Por un lado, evaluar el Estatuto para la Delegación de las comunidades y casas enfermerías y de Hermanas mayores, que se puso en marcha en el 28 de octubre de 2014 y, por otro, tener una formación que nos ayudase a realizar mejor el servicio de acompañamiento.

Se nos invitaba a plantearnos este día como una oportunidad para cuidarnos y, en cada contexto, poder cuidar a las hermanas.

El día soleado, luminoso, invitaba a estar abiertas, a abrirnos a tanta energía y vida que se nos regalaba, bien por lo que cada una compartíamos como experiencia personal, y por la vida que surgía del recorrido que se va haciendo en dichas comunidades, con sus limitaciones y fortalezas.

El texto escrito del Estatuto lo fuimos confrontando con la vida del día a día. Después de varios años aplicándolo, confirmábamos algunos aspectos y, nos abríamos, a lo que percibíamos como posibilidades de mejora.

Si nos sentíamos contentas de cómo fuimos implicándonos en la 1ª parte de la jornada, la 2ª la vivimos como un gran regalo.

Fue Esther Sanz fi quien, desde su experiencia, sus estudios, con una gran claridad en los conceptos y con un gran deseo de que pudiésemos comprender todo lo que nos quería transmitir, nos ayudó a reconocernos en algunos de los retos que nos presentaba: cuidarnos para poder cuidar a las Hermanas.

Nos ofreció un material que, de vez en cuando, podremos retomar, revisarnos desde él, animarnos, reorientarnos.

Otro momento importante, con gran significado, fue al final del día, el encuentro oracional en el oratorio.

La ambientación ya ayudaba a entrar en ese clima: imágenes, símbolos, frases de mensaje abierto, como “Comer sano”, “Beber mucha agua”, “Caminar cada día-moverse”, “Evitar los excesos (de descanso, de trabajo,..)”, “Pasar tiempo con personas queridas”. “Evitar el sobrepeso”, “Ejercitar la memoria”, “Evitar tomar demasiados medicamentos”.

Y, tomando conciencia de “Tanto bien recibido” en nuestras comunidades, en el propio encuentro, nos resultó fácil expresar el agradecimiento al Señor y a las Hermanas.

Y con un símbolo de bálsamo y aceite, volvíamos fortalecidas a nuestras comunidades.

Mª Jesús Esnal FI

Comunidad Nuestra Señora de Aránzazu - San Sebastián

LEER MÁS
0
0
0
s2smodern
powered by social2s

En su carta nº 4, Graciela Francovig, Superiora general, nos informaba del envío internacional de Angenita Gallo (Anita) de Roma a Argentina. Matilde Ballesteros FI nos cuenta cómo fue su despedida en la Residencia Domus Regina Pacis de Roma.

El sábado, tuvimos un sencillo, cálido y universal encuentro en la casa Domus Regina Pacis las Hijas de Jesús de las dos casas de Roma, junto con las jóvenes de la Residencia. Contamos, además, con la presencia de dos religiosas chinas, de otra congregación acogidas en la Curia y las hermanas Mª Luisa Berzosa y Silvia Rozas.

Teníamos muchos motivos para encontrarnos, dar gracias y celebrar:

  • Comienzo de curso en la Residencia, momento para convivir, compartir, crear vínculos… Iniciamos un camino que haremos juntas, en familia, y desde la riqueza de la diversidad geográfica y cultural.
  • En este mes de octubre, en el que el papa Francisco ha querido subrayar de un modo especial la dimensión misionera, las Hijas de Jesús recordamos y damos gracias a Dios por el carisma y entusiasmo misionero que nos ha regalado por medio de la madre Cándida.
  • Y un tercer motivo: la próxima partida de Anita Gallo hacia un nuevo destino, Argentina. Como familia hemos querido agradecer todo lo que ha compartido con nosotras en estos años de estancia en Roma y desearle lo mejor en el nuevo campo de misión.

Comenzamos el encuentro a las 19:30 con una Eucaristía, presidida por Pablo Arteaga, sacerdote chileno, que, en sintonía con los objetivos que teníamos, con gestos sencillos, facilitó la expresión de la universalidad, el compartir y pedir una bendición del Señor sobre Anita en su nuevo destino.  

El segundo momento del encuentro fue un compartir en torno a la mesa. Individualmente o en grupo, cada uno aportó algo propio de su contexto cultural. Con nuestro plato nos fuimos acercando a recoger lo que otros habían preparado con cariño, ilusión…, para luego degustarlo en compañía, en una charla amigable.


Y hasta otra ocasión, en la que los acontecimientos nos ayuden a seguir creciendo en unión de ánimos, en fraternidad…

Matilde Ballesteros FI

Comunidad de Italia

 

LEER MÁS
0
0
0
s2smodern
powered by social2s

 Viernes 25

Estos días tenemos Aula solamente por las tardes, lo cual es un alivio, aunque en casa hay lectura que hacer para prepararnos a la votación final del Documento.

Cuando el Papa ha abierto la sesión, inmediatamente pidió perdón, como Obispo de Roma, y explicó el sentido de la Pachamama, ante el agravio que sufrimos hace unos días con las imágenes de la misma que fueron arrojadas al río. También nos comunicó que han sido rescatadas y se encuentran en poder de la Gendarmería y están considerando la posibilidad de que estén en la misa de clausura el próximo domingo. Enseguida se dio la noticia a los medios.

Se muestra en pantalla el regalo que el Papa nos hace a todos los participantes: una preciosa medalla que tiene por un lado el escudo pontificio y por el otro un paisaje amazónico con la cita del Génesis: “Y vio Dios que todo era bueno”. Y que recogemos a la salida.

Después, el Relator General ha presentado el Documento ya terminado y listo para la aprobación final, después de que la comisión redactora haya incorporado tantísimas enmiendas como se recibieron de los grupos de lenguas. La tarea es ingente porque, después de varios días de intervenciones, hay que hacer con ellas un borrador que siempre es un bosque hasta que se va puliendo. El trabajo de los grupos es maravilloso porque es ahí donde, con la contribución de todos y todas, se va reflexionando punto por punto para recoger todas las voces.

Cuando se va vaciando el Aula, un grupo de mujeres nos acercamos a saludar a Francisco. Nos bendijo y nos hicimos las consabidas fotos, siempre con su buen humor, con ese talante de no prisa que hace su encuentro tan agradable…

Hemos terminado esta sesión antes de lo previsto y ya comenzamos a sentir el alivio del final, y también el cansancio que aparece al aflojar la tensión. Al final de la tarde salí con algunas hermanas a celebrar este tiempo de trabajo que toca a su fin. El lugar era “L’insalata rica” que hace honor a su nombre… La noche era espléndida y pudimos estar fuera; la que dirige todo es una mujer argentina, así que nos sentíamos muy en familia.

Ayer llegó nuestra hermana Silvia Rozas, directora de la Revista Ecclesia, para cubrir el final del Sínodo, así que es una alegría sentirme acompañada en estos espacios que compartimos.

 Sábado 26

Disfruto la mañana en casa con desayuno largo por la tertulia que se da sin prisa, al ser sábado. El tiempo es maravilloso y aprovecho la terraza y el jardín para leer con calma el Documento que se va a votar esta tarde.

Salgo con tiempo amplio para llegar y por el camino, cuando nos vamos encontrando, se siente ese aire de despedida. Comenzamos la votación puntualmente y fue rápida porque el sistema electrónico lo permite. Son 120 número distribuidos en 5 capítulos y en poco más de una hora estaban todos votados y aprobados.

Seguidamente Baltazar Porras, cardenal delegado que hoy presidía, nos dijo unas palabras de agradecimiento primero al Papa Francisco y después a todos los participantes; y lanzaba el desafío de este camino abierto que no se puede ya detener. Y hablando de la experiencia vivida, citó a un autor argentino muy admirado por Francisco: Jorge Luis Borges, del cual recordó estos versos:

No puedo darte soluciones para todos los problemas de
la vida, ni tengo respuestas para tus dudas o temores,
pero puedo escucharte y compartirlo contigo.
No puedo cambiar tu pasado ni tu futuro.
Pero cuando me necesites estaré junto a ti.
No puedo evitar que tropieces.
Solamente puedo ofrecerte mi mano para que te sujetes
y no caigas.

Después Lorenzo Baldisseri, secretario general del Sínodo, también agradeció el trabajo de tantas personas a lo largo de estas semanas. Y cerró la sesión el Papa con unas palabras que fueron el broche de oro de la sesión y de todo el proceso sinodal. Adjunto el documento porque me parece que confirma y amplía el Documento Final.

Después voy con Silvia a la conferencia de prensa del Vaticano para dar a conocer dicho Documento. Está llena de periodistas de todo el mundo. Responden los secretarios especiales, Czerny sj y Martínez Aguirre op, más Giacomo Costa sj del equipo de información y los responsables de la misma en el Vaticano. Largo rato de preguntas y respuestas,  muy interesante el debate que se genera.

Como el día es largo aún, tenemos tiempo de llegar a la residencia Regina Pacis, de la otra comunidad en Roma, para despedir a Anita Gallo que regresa a Argentina. Allí ha ido antes ido el resto de la comunidad para compartir un rato con las hermanas, el grupo de universitarias y Pablo, un sacerdote chileno que ha celebrado la eucaristía. Ambiente de alegría familiar que descansa, además de degustar cosas ricas.

Domingo 27

A las 10 de la mañana ha tenido lugar la eucaristía de clausura de todas estas semanas de trabajo, en la Basílica de San Pedro, presidida por el Papa Francisco y concelebrada por un número inmenso de sacerdotes, obispos, cardenales. Su homilía-comentario a la Palabra de Dios de este domingo, no ha podido ser más oportuna, centrada y con aplicaciones tan prácticas para la vida.

A la salida hemos comenzado a cantar nuestros cantos ya tan familiares: “todo está interligado”…, “avancen hacia aguas más profundas”, dándonos las manos y queriendo danzar al ritmo que nos permitía la escalinata de la basílica y los guardias que nos urgían a caminar deprisa, pero no era posible por la cantidad de gente.

Como entramos abriendo la procesión, mientras esperábamos pudimos despedirnos con la alegría del tiempo y el trabajo compartido y también con la pena de la separación.

De la casa curia acudieron todas las hermanas y disfrutamos mucho estos momentos. Nos quedamos al rezo del Ángelus y de nuevo el Papa, en su breve saludo, volvió a recordar la experiencia sinodal que ahora concluía. También nos acompañaron las dos religiosas de otra congregación que no tienen casa en Roma y viven en la nuestra para poder estudiar. Una de ellas, María, ha hecho una petición en la misa.

“El Sínodo ha sido, como dice la palabra, un caminar juntos, confortados por el coraje y los consuelos que vienen del Señor. Caminamos mirándonos a los ojos y escuchándonos, sinceramente, sin ocultar dificultades, experimentando la belleza de seguir adelante juntos, para servir", afirmó Francisco invitando a cada uno a preguntarse: "Yo, ¿qué cosa puedo hacer por el bien del Evangelio?".

Lunes 28

Ya terminado el Sínodo, hoy nos esperaba una invitación que se nos había hecho desde la UISG -Unión Internacional de Superioras Generales-, para compartir la experiencia a cuantas religiosas de Roma quisieran acudir.

A las 3 de la tarde un gran número de hermanas de diversas congregaciones estaban deseosas de escucharnos. Han hablado 4 religiosas de países amazónicos, otra hermana que ha trabajado en la comunicación y yo como consultora. Luego ha habido mucho diálogo no solamente de las presentes sino de las que nos seguían en línea.

Hemos agradecido mucho a la UISG su colaboración para mantener el espacio de la “Casa Común” en una parroquia vecina con actividades diversas y, sobre todo, el saludo de cada mañana del grupo madrugador que nos trasmitía tantas energías y ánimos para la jornada diaria. Y este trabajo enorme de convocar encuentros presenciales y, al mismo tiempo, por internet, en cuatro idiomas.

Yo ya termino mi comunicación porque mañana martes regreso a Madrid. No quiero hacerlo sin agradecer tantos mensajes de apoyo, oraciones y ecos diversos de estos “apuntes al paso…”. Sigo considerando un regalo inmenso haber participado y por eso creo que debo compartir la experiencia cuanto pueda y no guardármela.

Tratemos de seguir haciendo camino sinodal, sumando voces, incluyendo toda diversidad y construyendo redes y puentes que nos permitan entrelazarnos cada vez más en este camino eclesial. Ya no podemos pensarnos en solitario, la intercongregacionalidad e interculturalidad es un eje transversal que nos define hoy más que nunca como miembros de una misma familia. Hoy hemos vuelto a cantar en la UISG: “Todo está entrelazado, unidas en Él, en la casa común”.

¡Muchas gracias de corazón por vuestra paciencia! Abrazo enorme

Por María Luisa Berzosa fi

LEER MÁS
0
0
0
s2smodern
powered by social2s