Ayer, 24 de mayo de 2020, solemnidad de la Ascensión del Señor, se celebró la 54 Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales. Como todos los años, el Papa publicó un mensaje dedicado a alguno de los aspectos más importantes en la tarea diaria de los medios de comunicación. El mensaje del Papa Francisco este año se titula:  “Para que puedas contar y grabar en la memoria (cf. Ex 10,2). La vida se hace historia”.

Comienza explicando la razón por la que ha escogido este tema:

“Para no perdernos, necesitamos respirar la verdad de las buenas historias: historias que construyan, no que destruyan; historias que ayuden a reencontrar las raíces y la fuerza para avanzar juntos”.

Y subraya con énfasis:

“En medio de la confusión de las voces y de los mensajes que nos rodean, necesitamos una narración humana, que nos hable de nosotros y de la belleza que poseemos. Una narración que sepa mirar al mundo y a los acontecimientos con ternura; que cuente que somos parte de un tejido vivo; que revele el entretejido de los hilos con los que estamos unidos unos con otros”.

Desarrolla su mensaje en cinco puntos con un hilo central: necesitamos una narración que mire al mundo con “ternura”.

1. Tejer historias: El ser humano es "un ser narrador"; "sumergiéndonos en las historias, podemos encontrar motivaciones heroicas para enfrentar los retos de la vida". "Tenemos hambre de historias".

2. No todas las historias son buenas. Muchas de ellas "nos narcotizan, convenciéndonos de que necesitamos continuamente tener, poseer, consumir para ser felices".

3. La Historia de las historias. Presenta "la Biblia como la gran historia de amor entre Dios y la humanidad". Y en el centro está Jesús: "su historia lleva al cumplimiento el amor de Dios por el hombre y, al mismo tiempo, la historia de amor del hombre por Dios".

4. Una historia que se renueva. La historia de Cristo "no es patrimonio del pasado", sino "siempre actual". "En la historia de cada hombre, el Padre vuelve a ver la historia de su Hijo que bajó a la tierra".

5. Una historia que nos renueva. Porque “mientras leemos la Escritura, las historias de los santos, y también esos textos que han sabido leer el alma del hombre y sacar a la luz su belleza, el Espíritu Santo es libre de escribir en nuestro corazón, renovando en nosotros la memoria de lo que somos a los ojos de Dios”.

Puedes leer el mensaje completo AQUÍ.

0
0
0
s2smodern
powered by social2s