Días de servicio, ilusión y convivencia, poco descanso y mucha sonrisas, días para pararse y profundizar, para dejar caer alguna lágrima, días para sentirse acogido y aprender a acompañar y escuchar, días para descubrir un mundo herido y para reconocer con serenidad y entusiasmos que otro mundo es posible, días para compartir Vida y descubrir que Dios todo lo acompaña... Mucho de esto y más vivieron 26 jóvenes junto a 6 acompañantes en el Campo de Trabajo de Almería, en los Barrios de Piedras Redondas y los Almendros, durante las primeras dos semanas de julio.
 
 
 
 Trasmitir todo lo que allí vivieron quizás sea complicado, pero cuatro de ellas y y uno de sus acompañantes, comparten con nosotros unos testimonios breves, sencillos y muy personales acerca de su vivencia esos días. Los compartimos para que ayuden a acercarnos a la experiencia del Campo de Trabajo; una experiencia que parece deja tocado, invitando a mirar al mundo con otros ojos, dejarte llevar de la mano y, en palabras de todos ellos, dejarte sorprender por el Dios de la Vida.
 
 

 

 Por Sergio Rosa
 
No os perdáis las experiencias de:  
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
0
0
0
s2smodern
powered by social2s