Aquel 9 de agosto de 1912, a las 5 de la tarde, la Madre Cándida pasó a la VIDA, dejándonos un legado espiritual del que la Familia Madre Cándida es heredera. No nos conformemos con recordar el día y la hora. Tampoco el legado carismático. Además de recordar queremos vivirlo de tal modo que nos ayude a recuperar capacidad profética y radicalidad evangélica. Pues como dice el Papa, el problema no es ser pocos, sino ser insignificantes, convertirse en una sal que ya no tiene sabor de Evangelio, este es el problema, o en una luz que ya no ilumina (palabras del Papa en su visita a Marruecos en febrero de 2019).

Que santa Cándida en su día, nos impulse a dar un paso adelante para abrirnos más al Reino de Dios, ser más creíbles, y ofrecer un nuevo rostro al carisma en la Iglesia y en el mundo.

Mª Carmen Martín FI

Superiora Provincial

 

Felicitación de la Superiora General

En este 9 de agosto, Graciela Francovig, Superiora General también ha querido enviar una felicitación a toda la Familia Madre Cándida. Puedes acceder al vídeo y a la carta abierta que dirige a Hijas de Jesús y laicos en la página web internacional de las Hijas de Jesús (pincha aquí)

0
0
0
s2smodern
powered by social2s