El "Con Dios todo lo puedo” resonaba estos días más que de costumbre en nuestra oración.

Han sido días intensos en torno a la experiencia de Juana Josefa ante el altar del Rosarillo.  Ese “hacer memoria” que con insistencia nos ha ido recordando Mª Inez Furtado FI, ha calado y ha hecho posible que toda la Familia Madre Cándida viviéramos este aniversario de manera especial.

Desde Málaga  y con el “rescoldo” que queda después de la experiencia del grupo de Profesores y de Hijas de Jesús que han participado en Valladolid  -y nosotras a través de los medios de comunicación-  hemos querido  celebrar juntos el día 2 de Abril.

Tuvimos la oración compartida en la Comunidad de Santa María. Después  sigue la celebración en la mesa, compartiendo una merienda cena y un buen rato de conversación y de agradecimiento.

Además de las Hijas de Jesús de Málaga nos acompañaron algunos  profesores  del Colegio, el personal de la casa, el grupo de fe que se reúne cada martes y que llevan caminando junto a nosotras haciendo posible que su fe sea más comprometida.

 

Surgen deseos  de seguir ahondando en nuestras raíces pero mirando al nuevo horizonte. Agradecimiento porque gracias a esta llamada a Juana Josefa, podemos compartir el carisma y disfrutar de una vida llena de sentido y de esperanza.

Deseamos que  podamos  celebrar  más veces estos encuentros de Hijas de Jesús y laicos.

Comunidad de Málaga

0
0
0
s2sdefault