• ¿Quiénes participan en la Congregación Provincial?

Hay unas Hermanas que participan en ella por derecho propio (la Superiora Provincial, las Consejeras, Secretaria y Ecónoma Provinciales, las Maestras de Novicias y de Junioras y las Superioras nombradas por la Superiora General). El resto van elegidas por todas las Hermanas de la Provincia. Las que participan por elección son aproximadamente el doble de las que lo hacen por derecho propio.

En esta ocasión seremos, en total, 47 Hermanas: 16 por derecho propio y 31 por elección (conoce quiénes son las hermanas congregadas: https://www.hijasdejesus.es/noticias/254-participantes-en-la-congregacion-provincial)

 

  • ¿Cómo se eligen las Hermanas que participan en la CP?

Una vez convocada la CP, todas las hermanas envían a la Superiora Provincial, en voto secreto y personal, los nombres de aquellas que juzgan deberían estar en la CP. El número de nombres que cada hermana puede proponer tiene que ser igual o inferior al de las que han de ser elegidas (en el caso de esta CP: 31 hermanas).

Pueden votar todas las Hijas de Jesús que pertenecen a la Provincia y que hayan hecho sus votos temporales, pero sólo pueden ser votadas aquellas que ya han hecho la profesión perpetua y que no vayan a participar en la CP por derecho propio.

Una vez terminado el tiempo de emisión de los votos, la Superiora Provincia hace el escrutinio con su Consejo, quedando elegidas aquellas que hayan tenido mayor número de votos.

 

  • Una Congregación Provincial ¿tiene sentido por sí misma?

No, según nuestro modo de gobierno. La mirada se fija en la preparación de la Congregación General, que tiene como fin último que la entera Congregación permanezca en su buen ser. Por lo tanto, la CP, no tiene como finalidad tratar asuntos propios de la Provincia. Carece de carácter legislativo.

Utilizamos la expresión "Congregación" General o Provincial porque el Cuerpo Apostólico, que está en dispersión, se congrega para ejercer la suprema autoridad en la Congregación. La Congregación General representa a esa comunidad universal de hermanas en toda su variedad y es un signo muy importante de la “unión de los ánimos”.

Los temas que se tratan son de nivel general y universal, asuntos que hacen que el Instituto de las Hijas de Jesús continúe siendo lo que está llamado a ser según la vocación recibida en la Iglesia, al tiempo que se adapta a las realidades concretas de tiempos, lugares y personas del mundo en el que vive en un momento concreto de la historia.  

0
0
0
s2sdefault