El pasado 27 de octubre nos reunimos en Madrid,  después de algunos “intentos fallidos” a lo largo del último año y medio y  con algunas ausencias.  Tuvimos una jornada de encuentro y  oración reflexionando sobre las dificultades que como grupo, hemos sentido últimamente. Comprobamos que hemos dejado de conectar con otros grupos, no hemos hecho el seguimiento que prometimos en la asamblea, en definitiva no hemos actuado como grupo motor.

Recordamos cómo después del  3º Encuentro Internacional de Laicos, los asistentes comunicaron con entusiasmo la necesidad de crear grupos, de nombrar una comisión para impulsar y dotar de estructura al movimiento Laical de Espiritualidad Madre Cándida.

Consideramos necesaria esta estructura, así como la coordinación entre todos los grupos existentes. Quizás este grupo podía aportar la experiencia y el camino hecho a lo largo de estos 15 años. Nos hemos preguntado si  nuestra Carta de Identidad tiene algún valor para otros. El grupo siente que hay que hacer camino con nuevas propuestas, pero sin olvidar lo vivido.

Aunque no seamos grupo motor,  nos seguiremos reuniendo porque nos ayuda y podremos ayudar a otros.

Seguimos pensando en la Misión compartida en lo cotidiano, donde toque y lo que toque, estemos aquí o en otros grupos.

 

 

0
0
0
s2sdefault