El sábado 9 de Juniomás de 60 Hijas de Jesús nos hemos encontrado en el Colegio María Virgen para escuchar una amplia información sobre la Fundación Educativa Jesuitinas.

El día 8 los Equipos Directivos de todos los colegios (leer crónica),  habían tenido también su encuentro con la misma finalidad.  Jornada para informarnos y sobre todo para seguir compartiendo esa raíz que nos une en el mismo árbol:  el carisma de Santa Cándida María de Jesús.

Nos fuimos encontrando a las 10:30 y costaba cortar saludos  efusivos para hacer silencio y comenzar la jornada.  Lo hizo primero MªCarmen Martín, como Superiora Provincial,  dando la bienvenida y motivando el encuentro.

"No es cerrar algo para abrir otra cosa,  no se trata de esto,  sino de un cambio en continuidad" –nos decía-;  en nosotras que hoy formamos la Provincia de España-Italia,  en este caso nos afecta más a las que vivimos en este país,  está muy claro y muy en las entrañas,  que la continuidad del carisma es lo que nos ha llevado a dar este paso":

"La Congregación entrega una escuela preñada de vida,  vida que recibe del mismo Espíritu y de la misma fe que a todos nos hace hermanos,  por eso  estamos en transición,  no se resigna a hablar de cerrar y abrir,  sí a un cambio;  las Hijas de Jesús tenemos que saber situarnos y cómo tenemos que hacerlo;  es lo que vamos a ver a lo largo del día"

"Es una vida que alimentamos todos,  religiosas y laicos,  hagamos lo que hagamos y vivamos donde vivamos,  en clave de misión compartida,  sólo así lo más precioso,  nuestro carisma fundacional que eso es lo que no podemos perder,  seguirá vivo"

MªCarmen Martín

Según la Carta Fundacional, las Hijas de Jesús somos responsables de asegurar y posibilitar el futuro de nuestras obras más allá de nuestra presencia en ellas,  como ya sucede en algunas de las ciudades donde estamos. 

Pero estas obras tienen sentido y tienen futuro,  refrendamos su sentido evangelizador con los rasgos que nos son propios y la confianza en los laicos que asumen su vocación educadora como un servicio en la iglesia. Nuestra presencia como Hijas de Jesús tiene que ser de tal manera que asegure el sentido evangelizador de los centros con los rasgos que nos caracterizan.

Seguidamente Blanca Esther nos acompañó en un momento de oración con los símbolos que se ofrecieron en la eucaristía de ayer: un geranio florecido y otro esqueje en un tiesto pequeño;  está en un recipiente nuevo pero es la misma vida.

Cada una venimos hoy con expectativas distintas pero Dios nos trabaja,  nos invita.  Queremos disponernos para este día con todo nuestro ser,  manos,  ojos,  oídos,  pies …

La Palabra de Dios nos centra en el evangelio de la viuda.  ¿Qué estoy dispuesta a dar? ¿cuál va a ser mi aportación?. Estamos segura de que el Señor nos acompaña y nos invita a hacer este camino,  personal,  de Cuerpo,  como Institución.

Seguidamente la jornada tuvo 3 momentos importantes.  Comenzamos con el proceso en estos años que se ha seguido hasta llegar aquí.  Raquel Amigot, delegada de la Provincial para las Obras Educativas, nos va ilustrando con unas imágenes que recorren este caminar. Y que no solo las fechas y el texto son significativas sino que las fotografías están cargadas de simbolismo.  Nos invita a re-cordar los capítulos de esta historia que no ha sido muy larga en el tiempo porque comenzó en abril de 2016.  

Vamos teniendo presentes las diversas fechas-hitos en este camino porque también se nos han ido comunicando,  hasta que el Gobierno General aprueba la puesta en marcha de la Fundación Educativa Jesuitinas y a partir de ahí se suceden los capítulos que tenemos más recientes.

 

Después sucesivamente Rosa Espinosa,  Rosa Romo y Mª Carmen Martín nos van explicando los Convenios entre las Provincia de España de la Congregación y la Fundación Educativa Jesuitinas,  tanto de los destinos de las religiosas como de colaboración en general.

Durante las explicaciones van surgiendo preguntas y cuestionamientos que las hermanas implicadas en este proceso,  van respondiendo.

Al final MªCarmen vuelve a  insistir en que "la comunidad viva o no viva en el centro,  estemos más o menos presentes, no se nos exime de velar por el buen ser,  que nuestra presencia trasmita vida carismática;  que usemos la comunicación para hacer cuerpo,  para la unión,  siempre usando los canales que corresponden".

Terminamos con otro momento de oración recogiendo el día con al texto “sal de tu tierra”  y la canción de Luz Casal:  "abre la puerta, no digas nada,  deja que entre el sol;  abre tus alas al pensamiento…"

Y a la pregunta a qué me siento llamada y cómo siento que Dios me bendice con la Fundación,  vamos respondiendo:  a sumar,  agradecimiento,  testimonio para todo el Cuerpo universal,  a poner lo mejor de mí,  ilusión,  aportar todo lo que pueda,  fecundidad,  obra del Espíritu,  a mantener el carisma…

Damos gracias a Dios por este día de familia que nos ha ayudado a captar,  más allá de la letra,  el espíritu que se nos quiere comunicar con la continuidad de un camino,  el nuestro,  el que nos identifica,  con los cambios que la historia va pidiendo.

María Luisa Berzosa FI

 

0
0
0
s2sdefault