El sábado 2 de junio nos hemos encontrado en la Inter un grupo de 30 personas entre laicos e Hijas de Jesús,  para escuchar la experiencia testimonial de quienes han participado del III EIL (3ºEncuentro Internacional de Laicos) en Manila. 

Estuvieron presentes Emma Quiroga,  profesora en el colegio de A Coruña;  Teresa Pinto FI,  superiora de la comunidad de Burgos y acompañante de laicos en la Provincia y Miguel Ruano,  del grupo Laicos Madre Cándida,  de Salamanca.

Tras los alegres saludos por el reencuentro de los conocidos y por poder integrar a otras personas no conocidas antes,  Miguel nos invitó a unos momentos de silencio ante el retablo del Rosarillo,  para caer en la cuenta de que estamos aquí porque nos ha conducido el Espíritu y a pronunciar alguna palabra motivadora para acudir.

Fuimos expresando:  encuentro,  compartir,  invitación,  ilusión,  estar juntos,  horizonte, hacer familia,  abrirnos, misión compartida,  aprender,  vida,  crecer, estímulo vivido por otros, invitada,  llamada,  regocijarnos,  simpatía,  cercanía,  vínculo… Después vimos un video que parte del I EIL en Salamanca y pasando por el II en Belo Horizonte (Brasil) nos da más detalles del III en Filipinas.

Pudimos escuchar el himno del Encuentro compuesto por un profesor del colegio de Manresa y cuya traducción tuvimos en la mano;  muy significativo e inspirador: “Vivimos nuestra vocación, hacemos caso a la llamada,  desde diferentes direcciones,  nuestros caminos cruzados…"

La propuesta siguiente fue hacer preguntas que dieran lugar a compartir su experiencia:  hubo varias que entre los tres fueron dando respuesta:

Aspectos comunes en los diversos laicados en la congregación – preguntas al ir y respuestas al volver – camino de futuro – proceso conjunto Hijas de Jesús/laicos-comunión en la diversidad…

 

En sus testimonios aparecían algunos subrayados con fuerza:  Miguel que ha participado en los tres hace una secuencia: Salamanca,  comenzar,  impulsado por las hermanas;  en Belo Horizonte se fue ahondando y ya lo prepararon solamente los laicos; en Manila se ha vivido una gran fuerza de familia también preparado por ellos y se ha notado un avance muy grande.  El laicado ya tiene vida propia.

Una gran mayoría no eran profesores,  sino personas de diversos  ambientes pero muy tocados por el carisma de Cándida María de Jesús.  El lema del Encuentro era “La familia en el carisma y espiritualidad de la Madre Cándida”;  la diversidad era grande pero había gran entusiasmo en lo que se vivía.

De España fueron 13 y también el grupo como tal era muy variado de procedencias,  regiones,  estilos,  sin embargo toda la diversidad era una gran riqueza,  sin embargo,  hay un tejido comunitario.  Durante 7 días 170 personas convivieron  en ese ambiente de familia.

 Mediante un power point que había preparado Emma nos presentaron los retos que como grupo de España se han traído:

  • Separar lo laboral -  compromiso de ser
  • Sencilla coordinación,  no estructuras complicadas
  • Formación conjunta

Se fue dando un rato de diálogo espontáneo que iba confirmando el camino,  ya iniciado,  no partimos de cero,  pero necesitamos avanzar juntos,  mediante encuentros sencillos,  espontáneos,  reuniones abiertas,  inclusivas pero libres...

 

 

 

 

 

 

 

La ponencia de María  Inez Furtado FI, Superiora General de las Hijas de Jesús,  en Manila también nos da pistas tanto a Hijas de Jesús como a laicos. Con un momento final de silencio recogimos las vivencias de esta tarde:  agradecimiento, confirmación,  es el momento, podemos caminar juntos,  el Espíritu nos conduce,  el carisma es de la Iglesia…

¡Gracias a Emma,  Teresa y Miguel por este gran regalo de compartir lo vivido en Manila!

 María Luisa Berzosa FI

 

 

0
0
0
s2sdefault