Y sin darnos cuenta, como si nos hubiéramos despedido ayer, volvemos a encontrarnos los participantes en la V Edición de la  formación de Directivos. Parece mentira que, en solo una semana, se hayan creado esos vínculos afectivos y esos lazos que nos hacen sentir como una gran familia.

En esta segunda semana, del 9 al 13 de abril, dimos un paso más, concretamos lo que en la primera semana vimos de forma más general. Comenzamos el lunes con ARCIX Formación, Olga Casanova y Lourdes Bazarra, nos hablan de los directivos de Escuelas Inteligentes, qué perfil hemos de tener y qué habilidades nos exige el futuro y la escuela del siglo XXI. Nos cuestionan y hacen reflexionar sobre cómo son nuestros colegios: ¿están adaptados a la realidad que vivimos?, ¿al contexto de nuestros centros?. La escuela ya no es lo que era, debemos conocer la actual, adaptarnos a ella y saber dirigirla como líderes, con las actitudes y capacidades adecuadas, sabiendo dar respuesta a los porqués y a los cómos que se nos plantean

Juanma Alarcón nos habló del Carisma en las estructuras organizativas, cómo hemos de ser y educar personas BUENAS y FELICES. ¿Difícil?, mucho, pero también esperanzador.

Sobre el directivo en la evangelización nos habló Sylvia Cano, haciendo hincapié en cómo debe de estar impregnado todo el ámbito escolar de la pastoral. Esta no es un sombrero que nos ponemos y quitamos, según el momento, sino que, evangelizamos dando matemáticas, o física y química. Igual que la savia recorre desde las raíces a las flores del árbol, así también debe la Buena Noticia  transcurrir, circular, recorrer, toda la escuela.

¿Cuántas veces hemos oído hablar de Misión Compartida, de compartir Misión? ¿Es lo mismo? ¿Cuál es la Misión?… A estas y otras muchas cuestiones nos dieron respuesta Ana Bergareche FI y Víctor Mendiguchía (Director Titular de Burgos). Realmente fue una jornada intensa, pero emocionante, en la que predominó un silencio sepulcral, pero un silencio que decía mucho de lo que nos estaba llegando. Nos sentimos verdaderamente “tocados” por el Espíritu, y nos plantearon el tema con tal sencillez, claridad y pasión, que fue una llamada a seguir profundizando en nuestra vocación y Misión como laicos e Hijas de Jesús.

A lo largo de la semana nos han repetido la necesidad de cuidarnos y de cuidar a los demás. Así agradecemos a Amaya Galarza, la jornada del viernes, en la que nos habló del Acompañamiento, de la necesidad de acompañar y ser acompañados... a nuestros alumnos, a los compañeros, a amigos…

Y acompañándonos… llegamos al final de la semana, muy enriquecidos, no solo por todo lo compartido en las ponencias, también por lo compartido de cada uno de nosotros, nuestras intervenciones, nuestra espontaneidad, nuestro querer ser familia. Compartimos también momentos más lúdicos: teatro, recorrido por el Madrid de los Austrias, bocata de calamares y chocolate con churros en San Ginés… En fin una semana de mucho compartir y de consolidar esos vínculos que ya en la primera semana se habían iniciado.

¡Gracias a cada uno de vosotros!

Charo Ros

Miembro del Equipo de Obras Educativas

0
0
0
s2sdefault