Noticias

Hace un año celebrábamos con alegría los 150 años de la inspiración del Rosarillo. Aquel día, Beatriz Neff FI nos invitaba a hacer camino con una "charla" diferente. Esa charla se hizo artículo. El artículo lo publicó la revista CONFER1. Y hoy, con motivo del 2 de abril, lo traemos a la web. Lo hemos estado reservando, como los buenos vinos, para que nos ayude a preparar el corazón para la fiesta.

No, no es un artículo para leer, es un "artículo para hacer". Por eso lo iremos trayendo poco a poco, día a día. Para que lo hagas, para que lo hagamos con el cuidado con el que se hacen las grandes cosas, las cosas de Dios. Para que lo hagamos como lo hizo Juana Josefa: paso a paso, escucha a escucha, comentando con otros, confrontando los sentimientos que vienen y los miedos que amenazan... dejando que también en nosotros Dios se haga humano y encuentre sitio y regale vida. Como la que ha regalado el carisma recibido en estos 151 años.

Empieza así:

El 2 de abril de 1869, hace 150 años, una joven vasca, de un pueblecito guipuzcoano, Andoain, siente que por fin algo se aclara en su interior. Termina un camino de búsqueda, de oración, de intuiciones.
Y comienza otro, que sigue siendo de búsqueda, de oración y de acción.

Aquel 2 de abril de 1869, Juana Josefa Cipitria y Barriola experimenta que sola nada, pero con Dios lo puede todo. Posiblemente lo experimenta así, porque así había sido a lo largo de toda su vida. Y es que la mayoría de las grandes experiencias místicas encuentran a los santos «entrenados». Es cierto que Dios se manifiesta como quiere y cuando quiere, pero también es cierto que una experiencia de Dios profunda, transformadora y duradera se suele dar cuando la persona se pone a tiro y frecuenta su compañía. 

Juana Josefa vive desde su infancia una preciosa y sencilla historia de amor. Sus padres y abuelos le transmiten el amor a las raíces, a la naturaleza y a la familia; le enseñan a ser humilde, tenaz, sobria; le inician en la fe sencilla y profunda de quien todo lo pone en Dios, Padre que de todos cuida; la educan en un entorno de pobreza material pero de gran riqueza humana y espiritual. 

Por eso, cuando en su corazón se provoca un seísmo, porque un chico de buena posición le pide la mano, ella siente, sin saber bien cómo explicarlo, que «es solo para Dios». Y se lanza a lo desconocido, hoy diríamos «sale de su zona de confort», y marcha con 18 años a una Castilla recia y austera a buscarse la vida, para encontrar la Vida.

Tras 6 años sirviendo en una casa en Burgos, para ganarse el sustento propio y ayudar a su familia, sin descuidar esa búsqueda incesante de lo que Dios quiere de ella, va a Valladolid y, allá, confiando en Dios y dejándose acompañar, descubre, se le des-vela, lo que Dios quiere para ella. Y no es otra cosa que ser toda para Jesús y para los demás. Ya no será Juana Josefa. Se llamará Cándida María de Jesús y será la fundadora de una nueva congregación, la de las Hijas de Jesús, que se dedicará a la educación de la niñez y juventud femenina del momento. Y será para ricas y pobres. Es así como prosigue ese camino de búsqueda, de oración y de acción.

Pero siempre con el Otro y con los otros. Desde aquel día hasta la fundación de la Congregación de las Hijas de Jesús pasan otros dos años. Quizá para confirmar que el tiempo es siempre uno de los mejores ingredientes a tener en cuenta en cualquier empresa.

Y hoy, 150 años después, las Hijas de Jesús seguimos en búsqueda, en oración y tratando de vivir un tiempo de intuiciones y de acciones. Con el Otro y con los otros.

Lo que el lector se encontrará a partir de ahora quiere ser una propuesta, una invitación. No es tanto un artículo para leer, sino para «hacer», un camino a realizar. Una propuesta de relectura personal, una invitación a ponernos en juego. Éste será un artículo a medias. Entre el lector y las palabras. Y lo mejor es lo que está por descubrir.

 Hasta aquí la parte de hoy. Si no puedes esperar a mañana para dar el siguiente paso, accede AQUÍ el artículo completo.

 

Revista CONFER • Volumen 58 • No 222 • Abril-Mayo-Junio 2019 • pp 271-290

LEER MÁS
0
0
0
s2smodern
powered by social2s

Los que podemos, seguimos en casa para ayudar a los que están en primera "línea de fuego" atendiendo a la población. Vamos pasando por diferentes fases y tenemos nuestra propia montaña rusa de sentimientos. Empezamos la segunda semana y "hablar" unos con otros, saber que no estamos solos, es una ayuda inestimable para seguir adelante con fortaleza y esperanza.

Mª Luisa Berzosa nos ofrece su segundo Viaje desde el corazón.  En un texto ágil y de fácil lectura, comparte las vivencias de la semana que acabamos de terminar. Puedes leerlo AQUÍ.

LEER MÁS
0
0
0
s2smodern
powered by social2s

Compartimos la carta que Graciela Francovig, nuestra Superiora General, nos envió el día de san José.

Agradecemos la comunicación en estos momentos en los que el cuidado por los seres queridos se hace más fuerte. Nos tranquiliza saber que las hermanas están bien y nos unimos al sufrimiento y la solidaridad de tanta gente que sigue trabajando para ayudar a superar este momento. 

Deseamos que, como nos dice Graciela, la escucha atenta al Señor durante este tiempo haga que salgamos de él de una manera diferente, más humanas y traspasadas por el Evangelio.

Lee AQUÍ la carta completa.

LEER MÁS
0
0
0
s2smodern
powered by social2s

Como el resto de la población, las Hijas de Jesús nos mantenemos en nuestras casas sin poder ni deber salir. Italia y España unidas por algo más que ser una única provincia de la Congregación. Mª Luisa Berzosa nos deja en la web internacional su "viaje desde el corazón" en estos primeros días de confinamiento para España. Un viaje por toda la Congregación y por el mundo entero, como es ella, universal.

Así comienza:

"En este tiempo de permanencia en casa, con esa obligación moral que nos impone el bien común, tengo muchas horas para dedicarme a pensar, a orar, a leer, a escribir… El “cronos” se me está convirtiendo en “kairós”… y no quiero desaprovechar esta oportunidad, una vez que algunas actividades permanecen por Skype pero no son tantas y, al no salir a la calle, la agenda está inmóvil y esto me permite entrar en lo hondo". 

Continúa leyendo AQUÍ el relato completo.

 

LEER MÁS
0
0
0
s2smodern
powered by social2s

Estamos viviendo un momento difícil a nivel mundial que está afectando con fuerza los dos países que forman nuestra Provincia, Italia y España. Nos hacemos eco de la carta que el Cardenal D. Carlos Osoro ha escrito a "...todos cuantos vivís aquí en Madrid" porque, salvo las medidas concretas que ha tomado en su archidiócesis, podemos cambiar el nombre de la ciudad por cada una de las nuestras.

Comienza reconociendo que estamos viviendo un momento difícil porque muchas personas han sido contagiadas por el coronavirus y todos estamos preocupados por la situación. Pero va más allá de la constatación de la situación cuando dice:

Los cristianos tenemos una manera de leer la vida y la historia, que, ante esta visita inopinada de un virus, nos está pidiendo ayudarnos a descubrir nuestra fragilidad y sacar lo mejor de nosotros mismos. Por eso, os invito una vez más a adentrarnos en la confianza absoluta en Dios, fuente de salvación y de esperanza.

Este domingo, III de Cuaresma, vamos a proclamar el Evangelio de la samaritana. En él se nos presenta a Jesús cansado del camino y sentado junto a un pozo en territorio samaritano. Pide de beber a una mujer que reacciona preguntándole: «¿Cómo tú, siendo judío, me pides de beber a mí, que soy samaritana?», porque entre judíos y samaritanos había una tremenda barrera religiosa. Nosotros, gracias a Dios, sabemos que todos somos hijos de Dios y hermanos. Ayudémonos unos a otros y no tengamos reparos en cuidarnos, permaneciendo especialmente pendientes de quienes más lo necesitan. Es bueno que, en estos momentos, obremos según nos dicen las autoridades sanitarias nacionales y autonómicas para atajar y vencer esta pandemia. Y que agradezcamos el esfuerzo y la entrega del personal sanitario, que piensa más en los demás que en ellos mismos.

Nos invita a la oración y al diálogo con el Señor, a dejarnos tocar el corazón por Jesús en esta situación. Pero sin perder el sentido común de seguir las pautas que las autoridades sanitarias vayan fijando. Anima a la gente a quedarse en casa el mayor tiempo posible y a extremar precauciones, conscientes de que el contacto es el primer facilitador del virus. "Prevenir el contagio es una responsabilidad ciudadana y cristiana de primer orden en estos momentos". 

Puedes leer en este enlace la carta del viernes 13 completa

En esta cuarentena "voluntaria" que estamos viviendo, nos sentimos unidos y solidarios unos de otros. Hagamos de este difícil momento una oportunidad para sacar lo mejor de nosotros mismos como ya están haciendo tantas personas que se han puesto al servicio de los afectados, especialmente el mundo sanitario. 

 

LEER MÁS
0
0
0
s2smodern
powered by social2s

En la circular nº 5 que en el mes de octubre de 2019 la Superiora General escribía a toda la Congregación, nos comunicaba: “Como gobierno general, en el discernimiento hecho para nuestra planificación, hemos considerado oportuno hacer un proceso de reflexión y oración de la Determinación. Creemos que tiene una riqueza que debemos ‘desentrañar’ para sacar el mayor provecho posible y alentar una conversión de vida que puede ser el fruto de este proceso”.

La parte primera de este proceso, “La Determinación nos conduce a las Constituciones”, abarcaba desde noviembre de 2019 hasta febrero de 2020. La Comunidad de Cataluña comparte con nosotros lo que ha supuesto para ellas esta etapa del camino. 

Como Comunidad, hoy queremos dar las gracias al Consejo General por el proceso al que ha invitado a toda la Congregación con la lectura de la Determinación iluminada desde las Constituciones.

Nos ha ayudado a iluminar nuestra vida actual desde la base profunda de nuestra vocación y nuestro ser como Hijas de Jesús.

Ha supuesto un esfuerzo pero, durante el proceso vivido, hemos experimentado una revitalización de nuestras ganas de seguir caminando con más ímpetu cada día, y la misión, la comunidad, la Congregación, la Iglesia se han ido afianzando dentro de nosotras.

Por un lado, hemos ido tomando conciencia de lo que ha supuesto la pobreza desde el inicio de la Congregación y por otro, nos hemos tomado el pulso a nuestro hoy concreto, reconociendo que nuestra única riqueza sigue siendo Jesús y que nuestra confianza y familiaridad siguen puestas en el amor del Padre que a todos nos quiere.

El recorrido desde la oración y reflexión nos ha impulsado a estar disponibles a su acción y a su Reino, a acoger y servir a todos, especialmente a los más pobres y débiles, que para nosotras se concreta en inmigrantes que llegan buscando una oportunidad para ellos y su familia, y que muchas veces se convierte en un camino imposible; niños que experimentan su fragilidad social y cultural; mujeres que necesitan aprender a leer para comunicarse con su entorno y con el mundo laboral; los sin techo a los que también cada semana acompañamos; nuestra presencia en la escuela deseando responder al deseo de fortalecer el carisma y la misión compartida; vivir la espiritualidad ignaciana desde el acompañamiento de EE.EE.

En definitiva, gracias porque creemos que nos han ayudado a mantener viva nuestra llama y deseo de seguir de cerca a Jesucristo que eligió para sí la pobreza.

Comunidad de Cataluña

LEER MÁS
0
0
0
s2smodern
powered by social2s