Jóvenes de varias instituciones de la red MAG+S,  entre ellos, JovenesFI, se reunieron los días 2-3 de marzo, en la Casa de Espiritualidad Sagrado Corazón (Zaragoza) para celebrar el II Encuentro de Comunicadores. En torno a la creatividad y la comunicación fueron profundizando sobre aspectos actuales como los influencers y su actividad en redes sociales o temas más transversales como el arte en la Iglesia.

‘Creer en lo que haces’ fue el nombre del primer taller de la jornada. El actor Rafael Blanca, a través de una dinámica con mímica, transmitió a los jóvenes la importancia de comunicar con pasión «no solo vale saber sobre algo, eso lo puede hacer todo el mundo, hay que tener fe en ello para transmitirlo con verdad» expresaba.

En el taller sobre redes sociales, Jaime Pastor, de la Oficina de Comunicación de la Provincia de los Jesuitas, profundizó acerca de aquello que no se ve de los influencers como la sobreexposición de su vida y los problemas de salud mental sufren muchos de ellos.

«Ser uno mismo y darle relativa importancia a lo que comenten sobre ti es clave, hoy día una persona auténtica arrastra en Instagram, Tiktok o en cualquier perfil» contaba. Pudieron reflexionar entre todos sobre aquellas cuentas que inspiran su día a día bien con sus testimonios o frases.

Kike Delgado, artista y miembro del equipo de TMB LAB, habló sobre este término desde un prisma ignaciano y cómo puede impulsar proyectos de Iglesia de manera atractiva. Recordó una frase de Adolfo Nicolás SJ, trigésimo Superior General de la Compañía de Jesús, sobre esta palabra: «Se necesita con urgencia dar respuestas reales a preguntas reales». Finalizó su intervención reflexionando sobre tres aspectos: la creatividad compasiva, la imaginación profética y la belleza sanadora.

En este encuentro han participado dos de nuestros jóvenes Monís y Marian, ambos pertenecen a la Comisión #Jóvenes FI. Ambos están muy agradecidos a por ofrecernos está experiencia que ha sido una gran oportunidad en la que poder parar en medio de la rutina, compartir con otros jóvenes y aprender nuevas formas de comunicar el mensaje del Evangelio a través de las redes.